27 de abril de 2016

tarta de queso y chocolate negro




¿Hay alguien ahí? Comment ça va?

Vuelvo presta y rápida para enseñaros la recetilla de una tarta que tenía ganas de probar: la versión chocolatosa de la tarta de queso alegrada con licor café. He de confesar que, después de probarla, me quedo con la tarta de queso más clásica. Pero como alternativa, no está mal. Creo que es importante complementarla con un buen helado de vainilla, nata agria, dulce o similar que suavice un poco el chocolatismo integral.

Soy de esas personas ligeramente extravagantes a las que no les entusiasma demasiado la tarta ni el helado de chocolate así que dejo a vuestro criterio el hacerla y el probarla.

Y ya está. Así como quien no quiere la cosa me despido. Casi a la francesa. Muy a mi pesar en estos tiempos que corren no puedo ser persianera.


A todos y todas los que cumplís en este mes de abril —que sois ciento y la madre, ya os vale— ¡¡feliz cumpleaños!!

La receta original es de Sweet & Sour. Echadle un ojo a sus fotos porque son una pasada. Eso sí, después no volvais aquí para comparar que no me lo merezco :P

Biquiños. ¡Halaaaaaaaa! Con besos y todo. Que desprendida me hace la edad.


Ingredientes. (para una señora tarta)

· Un paquete de galletas digestive.
· 100 g de mantequilla.
· 4 cucharadas de cacao en polvo.
· 500 g de queso mascarpone.
· 250 g de crème fraîche.
· 250 g de queso de untar.
· 110 g de azúcar glas.
· 250 g de chocolate negro.
· 85 g de licor café.
· 3 huevos.
· 2 yemas.

Preparación.


Para la base.
1. Trituramos las galletas digestive con una picadora o bien metiéndolas en una bolsa y dándoles golpes con un rodillo hasta que queden en polvo. Añadimos 2 de las cucharadas de cacao en polvo.
2. Derretimos un poco la mantequilla y la añadimos al polvo de galleta. Mezclamos bien. Tiene que quedar con textura de arena mojada.
3. Preparamos el molde desmontable pincelando con un poquito de mantequilla fundida la base y los laterales.
4. Ponemos la masa de galletas en toda la base del molde. Presionamos un poquito. Tiene que tener entre medio y un centímetro de espesor.
5. Metemos el molde en la nevera mientras preparamos la crema de queso.

Para la crema de queso y chocolate.
1. Batimos los quesos y la créme fraîche con la ayuda de unas varillas. Añadimos el azúcar. Mezclamos bien.
2. Incorporamos ahora las dos cucharadas de cacao harina poco a poco y removemos para que no queden grumos.

3. Troceamos el chocolate y lo fundimos en el microondas o al baño maría.
4. Añadimos el licor café al chocolate derretido.
5. Mezclamos el chocolate con la crema de queso teniendo cuidado de que no queden "partes blancas".
6. Echamos de uno en uno los huevos. Batimos la mezcla después de cada huevo, para que se integre perfectamente, antes de echar el siguiente.
7. Procedemos ahora de la misma forma con las yemas.
4. Vertemos la crema de queso sobre la base de galletas.

Horneado y enfriado.
1. Introducimos la tarta de queso en el horno precalentado a 200ºC. A esta temperatura deberá estar unos 10-15 minutos. Después bajamos la temperatura del horno a 90-100ºC y horneamos durante 60-80 minutos. Toda la superficie tiene que estar cuajada, solo quedará el centro con un poco de textura de flan.
2. Dejamos enfriar dentro del horno apagado sin abrir la puerta en ningún momento. Cuando la tarta esté a temperatura ambiente, pasadas varias horas, ya la podemos sacar.

3. Metemos la tarta en la nevera y dejamos enfriar.
4. Acompañar la tarta con helado de vainilla, yogur griego, nata semimontada, frutos rojos... 

Notas.
- No abrir en ningún momento la puerta del horno. Si sufre cambios bruscos de temperatura puede hundirse el centro o agrietarse la tarta.
- No batir la mezcla en exceso.
- Se debe sacar la tarta de la nevera 20-30 minutos antes de consumirla.
- Es preferible hacerla el día anterior ya que está más buena de un día para otro.
- Tengo muchas otras tartas de queso en el blog. ¡Mirad, mirad, mis hermosos jabalíes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario