11 de marzo de 2022

pastel de leche arrugado

 

Como me salté el aniversario del blog, hacía eones que no proponía una receta dulce y era urgentemente necesario ponerle remedio.

Este pastel de leche arrugado fue la receta elegida para el cumpleaños de María. Yo le doy a María unas opciones predeterminadas para que escoja, no os vayáis a pensar que ella decide qué quiere en su cumpleaños. ¡Que osadía!

El pastel se hace relativamente rápido, es resultón y está muy bueno, así que si tenéís eventos, consideradlo como opción.

Además, os podéis tirar el pisto de que se trata de una receta de tradición griega. Al menos, griega es la masa filo y esta receta viene recogida en el estupendo libro de La cocina de Vefa, que es un bonito regalo que me podéis hacer por los servicios prestados. Ea, quien dijo jeta. 

Mientras no tengo el libro, ya os vale, me he basado en la receta de Miriam de El invitado de invierno que aporta un vídeo ilustrativo y que hace todo lo hace bien y bonito como os he contado en innumerables ocasiones.

Ingredientes

· 8 o 10 láminas de masa filo
· 100 g de mantequilla clarificada
· 400 g de leche entera
· 4 huevos
· 110 g de azúcar
· Una cucharadita de extracto de vainilla
· Una cucharadita de canela
· Azúcar glas para espolvorear (opcional)

Preparación

1. Comenzamos por clarificar la mantequilla. Para ello, fundimos la mantequilla, retiramos las espumas/impurezas y decantamos para que se separe el suero de la grasa. Esa parte grasa es la que nos interesa, la mantequilla clarificada.

2. Pintamos el molde que vayamos a usar con mantequilla clarificada. Ojo, el molde no puede ser desmontable, tiene que ser de una pieza y apto para el horno.

3. Nos toca manipular la masa filo. La masa filo se seca muy rápidamente por lo que hay que ser medianamente ágil y las hojas que no estemos usando taparlas con un paño ligeramente húmedo para que no se sequen.

4. Plegamos una hoja en acordeón y la colocamos en el molde siguiendo el borde circular. Repetimos con el resto de hojas haciendo una espiral hasta que tengamos el molde completo.

5. Pintamos toda la superficie de las hojas masa filo con mantequilla clarificada.

6. Horneamos a 180º durante 25-30 minutos hasta que la tarta esté dorada.

7. Batimos los huevos con el azúcar, la leche y la vainilla hasta obtener una "crema" ligera. 

8. Cuando la masa filo esté cocida, vertemos la crema sobre el molde rellenado todos los huequitos entre la masa filo. Tamizamos canela por encima.

9. Horneamos durante 25-30 minutos más hasta que la crema esté cuajada.

10. Sacamos del horno y dejamos enfriar. Podemos espolvorear con azúcar glas.

Notas 

- ¿Por qué usamos mantequilla clarificada? Resiste mejor las altas temperaturas. Os dejo un post de Webos Fritos donde se explica como hacer mantequilla clarificada. Si estáis en Galicia, usad manteca cocida que es lo mismo y se encuentra fácil.ç

- Es una tarta estupenda para hacer en el día. Al día siguiente la masa filo pierde parte de su crujiente.

- Otro día voy a probar a aromatizar previamente la leche con limón porque somos firmes amantes del limón. Creo que me va a gustar todavía más. Si hacéis esto, tened cuidado de enfriar previamente la leche antes de mezclarla con los huevos para que no se cuajen.

1 de marzo de 2022

olla gitana murciana


Para estos días frios e inciertos, un plato de cuchara siempre es buena idea.

Es una receta tradicional de la huerta murciana y regiones colindantes. Me imagino que habrá tantas variantes como cocinas, pero, en general, tiene un par de características significativas: el uso de la pera y el toque final con la hierbabuena. 

La probó Alber en el comedor del trabajo y desde entonces la repetimos con frecuencia, ¡nos gusta mucho!

Para aprender la receta nos hemos basado en esta entrada de Mercado Calabajío que siempre es una buena referencia en este tipo de pucheros tradicionales y tiene unos "paso a paso" que yo no ofreceré nunca porque no me da la vida.

Si queréis otras recetas de legumbres calentitas echadle un ojo a las siguientes. A ver si voy ampliando la colección :D

- Harira
- Caldo gallego
- Dhal de lentejas rojas
- "Mis" lentejas

Ingredientes

· 250 g de garbanzos remojados de víspera
· 150/200 g de judías verdes
· Una pera
· 150/200 g de calabaza
· Un puñado de almendras
· Dos dientes de ajo
· Una rebanada de pan
· Aceite de oliva
· Una cebolleta
· Un tomate
· Una cucharadita de pimentón
· Azafrán
· Caldo de verduras/agua
· Hierbabuena (opcional)

Preparación

1. Ponemos a cocer los garbanzos en agua unas dos horas a fuego suave hasta que estén tiernos. Si lo hacéis en olla rápida será una hora aproximadamente.

2. Mientras, pelamos y cortamos en trozos menudos las judías verdes, la calabaza y la pera.

3. Cuando las legumbres estén cocidas, añadimos las hortalizas y un pellizco de sal y cocemos durante 30 minutos más. Si necesitáis añadir líquido podéis completar con agua o caldo de verduras.

4. Freímos en una sartén a fuego suave una rebanada de pan, un puñado de almendras y un par de dientes de ajo. Retiramos cuando estén dorados, añadimos unas hebras de azafrán y machacamos en el mortero hasta obtener un buen majado.

5. En la misma sartén sofreímos ahora una cebolla. Cuando esté blandita y transpartente, añadimos una cucharada de pimentón dulce y rehogamos conjuntamente. Acto seguido añadimos un tomate troceado bien maduro y cocinamos todo a fuego suave unos 10 minutos.

6. Cuando tengamos el sofrito listo, lo añadimos a la olla con el majado. Cocemos todo conjuntamente 15 minutos más a fuego suave para que se integren los sabores.

7. Finalmente, rectificamos de sal y añadimos un poquito de menta hierbabuena.

Notas

- Se suelen combinar dos tipos de legumbres: alubias y garbanzos.
- La hierbabuena en el puchero se nos puede hacer extraña a los que no vivimos en el sur, pero yo recomiendo probarla el primer día cada uno en su plato y así sabréis si os gusta. Por casa, lo preferimos sin.
- Al final de la cocción también se le suele añadir un chorrito de vinagre para realzar el sabor.