7 de diciembre de 2019

ravioli de calabacín rellenos de queso


La vida tiene estas cosas.

Hace una semana hacía cenas para gentes lindas. Desde hace unos días, gentes lindas me cuidan a mí.


Y con lo bonito hay que quedarse :)

Os dejo el primer plato de la cena, unos paquetitos de calabacín rellenos de queso que me gustaron muchisísimo. Pienso repetir en fechas próximas, guiño, guiño, y así aprovechar para para rehacer la foto. Con la salsa de tomate lista, la receta da menos trabajo del que parece.

El platillo está sacado de El invitado de Invierno y esta vez he copiado hasta la bandeja (se ha dado la casualidad de que yo la tenía por casa también). Sin embargo, para escoger los quesos, he tirado de variedades locales, que siempre está bien.

Que aproveite!

Ingredientes (para unos 30/40 raviolis)

· 4 calabacines medianos
· Queixo do Cebreiro (unos 500 g)
· Queso de cabra (unos 300 g)
· 300 g de espinacas 
· 10 o 12 tomates secos
· Una cebolla mediana pochada
· Unos 100 g de piñones
· Salsa de tomate casera
· Tomates cherry
· Albahaca

Preparación

Para el relleno de queso

1. Hay que cocinar la cebolla. Una opción es asarla en el horno envuelta en papel de aluminio a 200 ºC hasta que esté tierna. La otra opción es pocharla en una sartén con aceite hasta que esté dorada y luego escurrirla bien.

2. Metemos las espinacas en el microondas un par de minutos y las picamos finamente.

3. Hidratamos los tomates secos con agua caliente y los troceamos.

4. En un bol capaz echamos los dos quesos y los chafamos con un tenedor hasta que estén bien integrados.

5. Incorporamos en el bol las espinacas, la cebolla, los tomates y los piñones y mezclamos bien hasta obtener una pasta homogénea.

Para los paquetes de calabacín

1. Lavamos bien los calabacines.

2. Con la ayuda de una mandolina, un cortador de queso, un pelador del ancho del calabacín o mucha paciencia y un cuchillo hacemos láminas logitudinales de calabacín. No tiréis los restos que te sobren, resérvalos para un pisto, un puré o una tortilla.

3. Colocamos dos láminas de calabacín superpuestas en cruz y echamos una buena cucharada del relleno en el medio de la cruz. Después cerramos el paquete y lo sujetamos con un palillo. Como la crema es bastante firme, no hay problema con que "se salga".

4. Cubrimos una fuente para horno con una capa de salsa de tomate y vamos colocando con mimo los calabacines y, a continación, decoramos con los tomate cherry. Añadimos un chorro de aceite virgen extra.

5. Metemos la fuente en el horno precalentado a 190-200 ºC y horneamos sobre 45 minutos hasta que la salsa se haya reducido y los calabacines estén doraditos. Tened en cuenta que tanto los calabacines como los tomates cherry sueltan mucha agua. Podéis poner el aire en el horno que favorecerá el secado.

Notas

- Es la típica receta de cantidades muy orientativas.
- El queso tiene que ser un queso denso y espeso, para que el relleno no sea pegajoso. Un queso crema va a funcionar algo peor.
- Si las rodajas de calabacín os quedan muy gruesas y veis que no son flexibles para hacer los paquetitos se pueden pasar un poquito por la plancha o por el microondas.
- El relleno admite infinidad de variantes y puede ser muy útil para aprovechar restos de nevera.
- Se puede hacer una bechamel y gratinar el plato, pero para mí, de esta forma queda muy equilibrado.
- Es un plato que se puede hacer con anterioridad y darle un calentón antes de comer/cenar. Queda un poco menos bonito porque se apagan los colores, pero muy rico igualmente.
- Es posible que os sobre relleno, pero está muy rico en unas tostadas al día siguiente. También puede servir para alegrar una pasta o un salteado de verduras.

3 comentarios: