26 de agosto de 2015

pesto rojo


Podéis escoger entre El sueño de una noche de verano o But, oh, oh, the summer nights. La idea es la misma. Meriendas cenas con puesta de sol que son amor tras una larga tarde sombrillera. En el 99% de los casos un buen bocadillo soluciona la intendencia, pero si tenéis una tía Marta como la mía — y si no tenéis, deberíais tenerla— os habrá dejado preparado con antelación un buen pesto rojo para que al llegar caninos, no dejéis de untar pan.

Lo que pase después de que el sol se acueste, es otra historia ;)


Ingredientes

· 6/8 tomates deshidratados.
· 40 g de piñones.
· 10 hojas de albahaca fresca.
· 100 mL de aceite de oliva virgen extra.
· 50 g de queso parmesano / pecorino.
· Diente de ajo (opcional).
· Sal y pimienta recién molida.

Preparación.

1. Hidratamos los tomates hirviéndolos en agua hasta que estén blandos. Secamos y reservamos.

2. Pelamos los piñones si como yo, los tenéis con cáscara.

3. Trituramos con la batidora los tomates, los frutos secos, la albahaca y el ajo, si gustáis.

4. Añadimos el queso y trituramos de nuevo.

5. Sin dejar de batir incorporamos el aceite en un hilo fino. Tiene que tener una textura fina. 

6. Salpimentamos.

Notas.

- Para conservarlo podéis añadir una capa de aceite por encima formando una película que evite que se reseque. Aguanta varios días en el frigorífico. También se puede congelar.
- Lo podéis tomar con pasta, como acompañamiento de unas verduras asadas o a la brasa o directamente con pan.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Se me ha hecho la boca agua tan de golpe que casi me asfixio.
    Pero qué pintaza.
    ¡Buenísima foto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario !

      La foto quedó bonita, sí. Hasta a mí me gusta :-)

      Pero más me gusta el pesto, claro, jajajja

      Eliminar