18 de noviembre de 2014

aniversario de membrillo

Aquí estamos. En el tercer aniversario de este, vuestro bloguito de confianza.

Tenía preparada una tarta y no ha salido bien. Me he enfadado, protestado y sacado ese gen tan "adorable" que algunos —¿todos? — los Cernuda llevamos dentro. En vano. A la tarta le ha dado igual. Ella quería derrumbarse. Y yo contra la Ley de la gravitación universal no puedo, tampoco ha podido Philae. Así que me he sentido cual Fauna en este vídeo. Fauna es bien un hada de color verde o acaso, quizás, quien sabe, la denominación global de los lectores que entráis por aquí :P


Ejem, vuelvo al tema y dejo de hacer amigos. Que no hay tarta. Que se ha deconstruido. Que las capas se han hecho independientes. Que va a haber que comérsela por partes. No preocuparse. Tengo la solución:


Un Día Vi Una Vaca Vestida De Uniforme. 



Es la mejor regla nemotécnica que existe y existirá jamás para resolver por partes las integrales y las tartas.

Mi buena intención, porque era buena ¡caramba!, consistía en conseguir una tarta de queso de tetilla y membrillo casero con su base de nueces y galletas. ¿Suena bien, verdad? Tenía los ingredientes locales y los retraté en un bodegón en un intento de parecerme a Zurbarán. Esta mañana a las 7 ante merídiem di un brinco de la cama a la nevera con la esperanza de que su señoría Latarta hubiese cuajado. Me metí de nuevo en la cama, claro. A veces las cosas no salen como esperamos y eso también hay que contarlo.


Museo Nacional de Catalunya.

Si Zurbarán levantara la cabeza.

Nos queda el consuelo de que tengo otro gen —solo uno más, no hay que abusar —, el testarudo. Aquel que advierte que no cejaré en mi empeño y que algún día os traeré esta tarta anhelada por todos y todas y un poquito por mí. Y os invitaré porque sois fetén. Porque tres años sin fauna lectora es como un jardín sin flora. ¡Ba dum Tss!

Después de tan hilarante comentario, siempre nos quedará el membrillo.


No quería quedarme hoy sin escribir.

No se cumplen tres años todos los días :)


Ingredientes. (para una tarrina pequeña)

· 2 membrillos.
· 1 manzana tabardilla pequeña o media grande.
· Zumo de un limón.
· Azúcar (la mitad del peso de la fruta). 

Preparación.

1. Pelamos y troceamos la manzana y los membrillos.
2. En un bol cubrimos la fruta con el azúcar y el zumo de limón. Dejamos macerar durante unas horas.
3. Cocemos la fruta a fuego suave durante unos 45 minutos o hasta que la fruta esté blanda.
4. Trituramos a conciencia con la batidora.
5. Continuamos la cocción removiendo constantemente con una cuchara de madera.
6. Sabremos que el membrillo está listo cuando al meter la cuchara en vertical sobre el membrillo, se sostenga.
7. Rápidamente vertemos el puré en el molde y dejamos enfriar.

Recomendaciones.

- No hay nada mejor en esta vida que tomar el membrillo con queso.

1 comentario:

  1. la vaca habla 51 idiomas mezclados21 de noviembre de 2014, 20:09

    Hacía tanto que no estudiaba matemáticas que fue ver la fórmula y sentir algo familiar, casero.

    Mi lento cerebro trataba de acomodar las esperadas recetas culinarias con elementos integrales (más sanos y digestivos como todo el mundo sabe), por eso tardé un poquito porque no estaba preparado para la mezcolanza pero al final las divertidas integrales por partes me alegraron la lectura. Ya sé que con este comentario he caído ventisiete puntos en el corazón de algunos pero sí, no puedo disimular mi aprecio a las ciencias y concretamente a las integrales por partes.

    Y también a las letras. Sabido es que esta palabra en manos de mi Tata componen las famosas Tartaletas que no es otra cosa que lo que quiere hacer Lucía pero con membrillo y queso.

    Ella quiso hacer el tercer aniversario de membrillo y le ha salido el tercer aniversrio de la membrilla de las tartas deconstruidas. Yo, al contrario que ella, pienso que Zurbarán estaría encantado de probar esa y cualquier otra tarta que saliera de tus manos, pues cuando te picas siempre mejoras lo anterior.

    Encantado de que compartas aciertos (los más) y pequeños contratiempos (los menos) con pequeñas dosis de vacas y mates.

    ResponderEliminar