26 de junio de 2013

tarta de manzana


Estadíos en la preparación de esta tarta.

Durante varios días hablo de lo bonita que me va a quedar.
Posteriormente añado "... si consigo que me salga".

Momento de subidón al realizar mi primera crema pastelera dpm (entiéndase deliciosa, perfecta, maravillosa, ejem).
Compra compulsiva de molde fetén para que no me falle el recipiente.
Inmediato arrepentimiento por comprar un molde por encima de tus posibilidades de masa quebrada que yace inerte en la nevera.
Tener que hacer más masa para cubrir la superficie de tu nuevo y radiante molde de ¡30 cm!
Establecer la batalla del rodillo vs. la mantequilla indomable y la almendra quebradiza.
¿Quién me mandaría a mí hacer rositas de manzana? Después de descubrir que tras la primera vuelta ya es más complicado sacar las espirales.

Montaje de la tarta. Con los nervios y mis escasos conocimientos de botánica, realizo cardos sobre la base.
¡Almíbar cuájate! Técnicas de enfriamento rápido porque ya viene Elena o como sacar un vaso de cristal al alféizar para que tome el viento de Coruña.
Suspiro de alivio al sacar la tarta del horno.
Sonrisa de felicidad al oír las impresiones.

Reflexion post tarta. Ninguna receta es lo suficientemente laboriosa y larga si gusta a la persona para la que está pensada (¡feliz cumpleaños pequena!). Si además suma nuevos adeptos de alto nivel de exigencia, todavía cuesta menos trabajo.

Inspiración y receta de webosfritos, Mercado Calabajío, Cocina para emancipados, y yo me quedo con haber unido tres grandes.
Fotos de Luaces & Aneiros.




Ingredientes.

Para la masa.
· 2 huevos.
· 270 g de harina.
· 200 g de mantequilla fría.
· 80 g de almendra molida.
· 100 g de azúcar.
· Unas gotas de aroma de vainilla.

Para la crema pastelera.
· 4 yemas de huevo.
· 430 g de leche fresca.
· 100 g de azúcar.
· 34 g de maizena.
· 1 vaina de vainilla.
· Piel de limón.

Para las manzanas salteadas.

· 3 manzanas.
· Mantequilla.
· Azúcar para espolvorear.

Para el almíbar de manzana.

· Un vaso de agua.
· Una cucharada de azúcar.
· Pieles y corazones de manzana.

Preparación.

La crema pastelera.

1. Hervimos la leche con la vaina de vainilla y la piel de limón. Dejamos infusionar durante 20-25 minutos. Colamos y dejamos templar.

2. Batimos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen (durante unos 5-7 minutos).

3. Disolvemos la maizena en un poco de la leche templada y añadimos esta mezcla poco a poco y batiendo enérgicamente para que no queden grumos.

4. Ponemos todo en un cazo a fuego suave (2-3 en mi cocina de inducción). Es importante que no llegue a ebullición para que las yemas no se cuajen. Incorporamos la leche poco a poco sin dejar de remover. Si es necesario, a veces podemos retirar el cazo del fuego.

5. Después de unos 20 minutos removiendo constantemente la crema comienza a coger cuerpo y de repente, sucede la magia y la crema está lista.

6. Vertemos la crema en un bol, tapamos con papel film pegado a la superficie (para que no se forme costra) y enfriamos durante varias horas. Recomiendo hacerlo de víspera.

Masa quebrada de almendra.
1. Ponemos la harina en un cuenco. Hacemos un volcán y añadimos el resto de ingredientes: el azúcar, la almendra molida, la mantequilla bien fría cortada en cubitos, el huevo y unas gotas de aroma de vainilla

2. Comenzamos a trabajar la masa con la punta de los dedos como si pellizcáramos algo (o a alguien). Hay que trabajar muy rápido para que la mantequilla no se ablande. Se hacen migas, como si fuera arena (aunque quede algún trozo de mantequilla entero no pasa nada) y finalmente se le da forma de bola. Se envuelve en papel film, se aplana un poco y se lleva al frigorífico durante media hora mínimo (mejor algo más).

3. Se saca del frigorífico y se coloca entre dos trozos de papel hornear o papel film. La comenzamos a estirar con el rodillo hasta que tenga un grosor de aproximadamente medio centímetro. Con sumo cuidado la colocamos sobre el molde engrasado dejando que sobresalga algo de masa por los bordes. Pasamos el rodillo por encima para que se corte el excedente de masa.


4. Con ese excedente formamos una bolita con la que presionaremos los bordes de la tarta sobre el molde para que se adhiera bien. Pinchamos la base con un tenedor repetidamente y cubrimos con un círculo de papel de hornear sobre el que apoyaremos las legumbres (para que la tarta al hornearse no pierda su forma). Precalentamos el horno a 200ºC y mientras metemos la masa en el congelador.

5. Bajamos la temperatura a 180º y horneamos durante 15 minutos.

6. Retiramos las legumbres y dejamos enfriar. Reservamos.

Las manzanas salteadas.

1. Pelamos las manzanas y siguiendo el método de corte "pelar manzanas" vamos sacando láminas.
2. En una sartén calentamos una nuez de mantequilla (sin que se queme) y añadimos las láminas de manzana. Espolvoreamos con azúcar. Vamos dorando las láminas en tandas por ambos lados con mucha paciencia y cuidado. Reservamos.

El almíbar de manzana.
1. En un cazo ponemos un vaso de agua y una cucharada de azúcar con las pieles y los corazones de las manzanas. Dejamos que reduzca a fuego medio. Colamos y dejamos enfriar.

Montaje de la tarta.

1. Sobre la base de masa quebrada de almendras extendemos la crema pastelera.
2. Colocamos las láminas de manzana formando espirales.
3. Gratinamos la tarta durante 2 o 3 minutos para que coja un punto de color.
4. Pincelamos con el almíbar de manzana.
5. Dejamos enfriar y degustamos.

Recomendaciones.


- A leer de los maestros para aprender. Post de La receta de la felicidad sobre masas quebradas y vídeo de webosfritos para decorar tartas de este tipo de masa.




 

5 comentarios:

  1. Uy, yo siempre he querido hacer una de estas tartas con "rosetas" de manzana. Pero mi miedo no es a que fallen la crema y el molde, es que a mí fijo que se me rompen las flores, y si no se me rompen se me queman. Y si, por lo que sea, sale perfecto, al sacar del horno el molde se me cae al suelo fijo. Pero a mí algo no me puede salir bonito xD

    Entiendo la batalla con tu tarta. Jolín, ¡¡mira que no mirar si la masa te iba a dar para un molde tan grande!! Jajajajjaa.
    Pero eso sí, fíjate que a mí me divierte mucho hacer la masa quebrada!!!!
    Aunque bueno, con tanta aventura, tú te lo debiste de pasar pipa, ¿risitas nerviosas cuando sacaste el vaso a la ventana?

    ¿Ese tan sincero en el momento como falso para el futuro: La próxima vez compro una tarta y punto?

    Un beso!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Espectacular foto, me he quedado con las ganas de probarla.
    Está bien que te pongas retos personales, por intentarlo que no quede. Si me cruzo con Elena le pregunto "¿qué tal la tarta?" me fijaré en su cara antes que sus palabras.

    Tras preparar un plato o un postre funcionan los sentidos, principalmente el del gusto pero son muy importantes la vista y el olfato que te influyen antes de la cata. Desde luego esta tarta "entra por los ojos" y su aspecto es una invitación a... ¡Róbala! Habías pensado que iba a decir "cómeme" pero no, a mi lado perverso se le ocurren diversas trastadas.

    ResponderEliminar
  3. Vaya preciosidad! Meeee encanta! Cuando suba hacemos una! un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Oye pero que bonita que te ha quedado, que hermosura, sí señorita! Nosotros también tenemos previsto hacer un pastel hoy porque el jueves fue el cumple de mi padre y hemos postergado la celebración al fin de semana y obviamente a nosotros nos toca la tarta... A ver qué se cuece en mi horno jejejeje. La tarta de manzana con masa quebrada es deliciosa y la tuya tiene una pinta estupenda y además es más que monérrimma. Por cierto, un molde superchuli al año no hace daño jejejeje ;) Besitos y feliz finde.

    ResponderEliminar