25 de marzo de 2013

pisto de Mamalú


Este es el pisto de mi abuela. Con esto no sería necesario añadir nada más, pero como hoy tengo rollo persianero lo voy a hacer. Como buena manchega hace un pisto manchego pistonudo (valga la redundancia y vivan los años ochenta) y debió ser la primera receta que ella me enseñó y tengo apuntada. Hace
 ya unos cuantos años de ello porque en el papel tengo letra de estudiante de la ESO, y no esta refinada caligrafía de arquitecto en potencia que me gasto.

En casa de mi abuela también se le echaban berenjenas al pisto en ocasiones. Ella y sus hermanos lo llamaban pisto de berenjenas y no lo soportaban. Por eso, cuando tuvo la responsabilidad de su cocina, decidió que haría siempre el plato sin ellas... y así hasta nuestros días. En su momento, y para no perder tiempo, pues con tropecientos hijos no le sobraba, adoptó la receta de la cazuela de barro a la olla a presión.

Ni que decir tiene que entra en cualquier época del año, pero su etapa reina es el verano cuando calabacines y tomates están en plena temporada. Os lo dejo hoy, porque acompañado de un huevo frito y un buen pan, es una comida a la que es difícil resistirse.

Ingredientes.

· 2 calabacines.
· 5 ó 6 tomates pelados triturados o una lata de tomate entero pelado.
· Una cebolla.
· Un pimiento verde grande.
· 2 ó 3 patatas.
· Aceite de oliva virgen extra.
· Sal.
· Azúcar.

Preparación.

1. En la olla se pocha la cebolla con 3 o 4 cucharadas de aceite.
2. Posteriormente se añaden los calabacines cortados en rodajas finas. (En este caso fue en cuadrados). Se sofríen con la cebolla un poco.
3. Se añade el tomate triturado y una pizca de azúcar.
4. Se cierra la olla y desde que empiece a salir el vapor, contamos unos 5-7 minutos.
5. Pelamos las patatas y cortamos las patatas y los pimientos en cuadrados. Freímos en abundante aceite.
6. Cuando haya salido todo el vapor de la olla, la abrimos y rectificamos de sal.
7. Servimos el pisto acompañado de las patatas y los pimientos fritos.

Recomendaciones.

- Se puede hacer en una cazuela sin presión, simplemente tardará unos 20 o 25 minutos a fuego medio/suave.
- También tenemos que freír un huevo, e incluso unas rodajitas de chorizo o unos taquitos de jamón.
- Mi abuela pelaba los calabacines, yo les dejo la piel.
- En la foto no veis los pimientos, pero estaban. Un despiste solo lo tiene cualquiera. Quien escribe los tiene a millones ;)

¡Que aproveche!


8 comentarios:

  1. Me quedo con la foto de abajo, con la yema de huevo rota y pringándolo todo... ainsss como me gusta! Tu abuela es de las mías: mejor sin berenjena jajajaj. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a una yema para mojar pocas pegas se le pueden poner ! :D

      Eliminar
  2. Lo que nunca entiendo es cómo consigues hacer la foto. A mí me ponen ese plato delante, con el huevo reción frito diciendo, gritando más bien, ¡¡cómeme de una vez!!, y tú sin embargo coges la cámara (el huevo se empieza a enfriar), sacas tropecientas fotos para que alguna quede bien (el huevo sigue suplicando), y despúes de mucho trajín te comes ese plato.

    Qué sufrida la vida de las blogueras de cocina, aguantar tanto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains. Solo en ocasiones. Ya ves que yo hago trampa la mayoría de las veces y las fotos van en frío.

      Eliminar
  3. Me encanta este plato!! Económico,sencillo y delicioso que se puede pedir más!!Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta el pisto, y este tiene muy buena pinta!! lo probaré seguro :)
    un beso!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Que bien que os guste! Me hace especial ilusión traerlo al blog.

    ResponderEliminar
  6. Uy, pues en casa de tu abuela eran unos cracks, a mí es que el pisto, si no lleva berenjenas, no me sirve para nada, jajajajaj

    A mí también me gusta mucho tomarlo con huevo.
    Así, o puesto sobre una masa de pizza (huevo en el cento incluido), y si no, metido en sándwich, con un pan rico rico (y eso sí, nunca le he puesto el huevo ahí).

    Eso sí, lo que en tu familia sucedía con la berenjena, me pasa a mí con el pimiento, que no puedo ni verlo (a no ser que sea muy bonito).

    ¿Qué pasó con esos pimientos? Jajajaja

    Un beso!!

    ResponderEliminar