7 de febrero de 2012

barquitas de calabacín rellenas.

Se llaman así porque cuando he abierto el horno estaban flotando sobre su propio jugo, pero vienen a ser unos calabacines rellenos.

Ingredientes.

· 2 calabacines.
· 1 cebolla.
· 4 ó 5 champiñones (esta vez he usado Portobello).
· 100g de bacon.
· 150g de mozzarella rallada (de una bolsa de estas para pizza).
· Un poquito de queso de rulo de cabra desmigado.
· Sal y pimienta.
· Aceite de oliva.

Preparación.

1. Precalentamos el horno a 190º (o a lo que el horno deje). Lavamos bien los calabacines y los cortamos por la mitad (longitudinal). Con una cucharita vaciamos la pulpa del calabacín hasta dejar una "barquita" de unos 5mm de espesor. Echamos sal y un poco de aceite sobre los calabacines. Introducimos en el horno para que se vayan asando.

2. Ponemos un par de cucharadas de aceite en una sartén. Pochamos la cebolla. Cuando esté dorada añadimos el bacon cortado en tiras finas. Posteriormente incorporamos los champiñones cortados en láminas y la pulpa de los calabacines. Salpimentamos y dejamos cocinarse todo a fuego suave sobre 5 minutos.

3. Incorporamos la mozzarella a la sartén. Con este queso derritiéndose y el agua que han soltado las verduras debería ligarse el conjunto.

4. Comprobamos si los calabacines del horno están ya asados (tardan sobre 20min). Cuando se pinchen tienen que estar blandos, incluida la piel. En el caso de estar listos, rellenamos con la mezcla de la sartén.

5. Encendemos el grill del horno. Repartimos las migas de queso de cabra por encima de cada "barquita" y gratinamos. En dos o tres minutos deberían coger un color tostado.

Recomendaciones.

- Como os podéis imaginar, admiten cualquier relleno.
- Los calabacines de la foto no están enteros. Los tuve que partir primero en su mitad transversal para luego poderlos transportar en mi táper. Si están enteros no se desparraman tanto.
- Usé el queso mozzarella porque no tenía ganas de ponerme a hacer bechamel o tomate, pero ha sido un buen resultado.
- Yo la piel me la como, por si alguien tiene dudas.

3 comentarios:

  1. Conozco una gruta perfecta para guardar las barquitas recién hechas. No es cuestión de que embarranquen o se hundan, mi gruta ¿dije que era mi gruta? les asegura un lugar seguro y feliz (sobre todo para mi gruta)

    No sé qué tienen estas recetas que se me abre la gruta, digo la boca en pensar la ruta bajo mi batuta para que la barcuta enjuta e impoluta permuta tutta en... en bruta fruta, cagarruta en realidad.

    Y todo sin emplear la "p" que era la fácil

    ResponderEliminar
  2. Jeje. Absoluta astuta permuta la de boca por gruta. Las "p" para reclutas.

    ResponderEliminar
  3. Imagina mis cuatro barcas esperando sus pasajeros, todas perfectamente alineadas.
    Pues bien, antes de rellenarlas debió pasar una apisonadora pues estaban planas como canelones.
    Las junté y extendí el relleno por encima convirtiendo las barquitas en una especie de lasaña.
    El único parecido con el original es que realmente estaba muy rica la lasaña.

    ResponderEliminar