31 de octubre de 2013

magdalenas III de calabaza y vainilla


Síntomas.

Horneas magdalenas el lunes.
Te las acabas el martes —no he dicho cuantas eran, eh—.
El miércoles decides gastarte una suma inconfesable en adquisiciones reposteras por internet. Ninguna es de azúcar de colores, ojo.
El jueves esperas que lleguen.
El viernes es festivo. Toca aguantarse.

Sábado Samaín. Por eso las calabazas, que hay que explicarlo todo.

Diagnóstico.

Se pronostica bizcochismo agudo. Altos niveles de glucosa en sangre. Pastelito Lu en busca de Príncipe de ídem. Adicción a los moldes, hojaldre, mandarinas y avellanas. También al requesón con miel y al queso con membrillo de media mañana. Y cierto gusto por la ginebra, los rotuladores de colores, los jerseys de punto y los cuentos. Y por meterme donde nadie me llama. ¿Me estoy desviando acaso? ¡Ayuda doctor!

Tratamiento.

Ojear la factura de la luz y meterse en el mar. El mar lo cura todo.

Ingredientes.

· 4 huevos.
· 250 g de azúcar.
· 250 g de harina.
· 150 g de aceite de oliva.
· 90 g de leche.
· 100 g de calabaza.
· Un sobre de levadura química.
· Ralladura de naranja y de limón.
· Una cucharadita de pasta de vainilla.
· Una pizca de sal.

Preparación.

1. Cocemos la calabaza. Para agilizar el proceso, se coloca troceada en un plato, se envuelve bien con papel film y se mete en el microondas durante 3 o 4 minutos. Se saca y se tritura. Tened cuidado con el vapor.

2. Separamos las claras de las yemas.

3. Blanqueamos las yemas con el azúcar. Agregamos la ralladura de naranja y limón, la leche, el aceite,el puré de calabaza y la pasta de vainilla batiendo cada vez que añadamos un ingrediente.

4. Tamizamos la harina, la levadura Royal y una pizca de sal. Añadimos poco a poco, removiendo bien y suavemente para evitar que se formen grumos.

5. Batimos las claras a punto de nieve firme. Incorporamos las claras a la mezcla con movimientos envolventes, cuidadosamente para que no se bajen.

6. Enfriamos en la nevera unas 2 horas.

7. Precalentamos el horno a 250 ºC. Rellenamos los moldes hasta tres cuartas partes de su capacidad.

8. Horneamos a 215 ºC durante 15 o 20 minutos. Enfriamos.


Recomendaciones. 

- ¡Que las probéis! 

 

7 comentarios:

  1. Nos apuntamos esta receta para cuando padezcamos bizcochismo porque tienen una pinta fantástica!!! jeje
    un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja! Vosotras también padecéis bizcochismo... No voy a ser solo yo, jojo.

      Eliminar
  2. Jajajajajaj, me encanta leerte desvariar! Por cierto, compartimos más de una adicción (y más de dos también). Las magdalenas muy chulas, de lo más apetecibles. Por cierto, tampoco es necesario que te flageles ojeando la factura de la luz!! Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién dijo desvariar? Yo hablaba muy en serio ;-)
      Lo de la factura de la luz no es flagelamiento, que no la miro mucho, pero de vez en cuando, como autocontrol, no está de más, jeje.

      Eliminar
  3. Ya no sé si me gustan más las recetas o los comentarios, cortapicosysacalenguas mejora por momentos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre. Es lo que te queda, cuando no las pruebas, jajajjaa.

      Eliminar
  4. Mmmm, ¿¿¿estamos casi en Navidad y ninguna es azúcar de colores??? Bueno, bueno, entonces no eres para nada una consumista empedernida, seguro que eran productos de primera necesidad...

    Las magdalenas tienen una pinta de muerte mortal, con aceitito, que quedan jugosísimas y no tenemos que cremas la mantequilla, y menudo copete que te ha salido, ¡son preciosas!

    Un beso!!!
    PD: El mar lo cura todo :)

    ResponderEliminar