17 de enero de 2014

ensalada de espinacas



A la pequeña Lu del pasado,

¿Recuerdas que no te gustaban las espinacas Gautier?

Que aquella masa verde, sin ser Hulk, con bechamel gratinada era tu sopa de Mafalda. *
Que el potaje de vigilia con sus espinacas, sus garbanzos y bacalao, hacía que vivieses como verdadera penitente y mártir la Semana Santa. **
Que a fin de cuentas, como comías bien casi todo lo demás, te reafirmabas en que ese era tu talón de Aquiles y bien orgullosa que estabas. "A mí las espinacas no me gustan" decías. ***


Ingrata niña.

Tuvieron que venir ellas, lozanas, frescas y crudas, para que cayeras rendida. De ahí, a la eternidad, incluso a la cazuela hervidas. Hay amores que no se extinguen.


Te escribe tu fantasma de las posnavidades futuras, desde su blog, perpetrando una sencilla y buenérrima ensalada. Si Dickens levantara la cabeza... En fin.

* Uno se podía abrir la cabeza con un ladrillo de espinacas congeladas. Peligro.
** Pequeña licencia dramática de la autora. En el faro, en Semana Santa, comemos cocido. Ea.
*** A mi, ejem, dulce voz actual, sólo le tenéis que añadir un tono repelentillo.

Ingredientes.

· Un manojo de espinacas.
· Una granada.
· Queixo de arzúa.
· Un puñado de avellanas.

Para la vinagreta.

· Aceite de oliva virgen extra.
· Sal.
· Zumo de media naranja.
· Sirope de arce.

Preparación.


1. Lavamos y escurrimos muy bien las espinacas. Troceamos.

2. La granada está granada.
¿Quién la desgranará?
El desgranador que la desgrane, 
buen desgranador será.

3. Cascamos las avellanas y las picamos.

4. Cortamos el queso en cubitos de rubik.

5. Mezclamos todos los ingredientes en un bol. Salamos.

6. Preparamos la vinagreta con el zumo de media naranja, 4 o 5 cucharadas de aceite y una cucharada de sirope de arce.

7. Sazonamos la ensalada.

Recomendaciones.

- Cambiad lo que os de la gana. Así funciona esto. Miel por sirope de arce, nueces por avellanas, canónigos por espinacas y mandarina por granada. Da igual. Estará buena lo mismo.

6 comentarios:

  1. Te vas a poner así: http://www.hellomaltatours.com/Media/hellomaltatours/images/Popeye1.gif

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falta che me fan esos "bíceps"!

      Eliminar
    2. ¿Y la cara que ponías al ver el ladrillo de espinacas congeladas?
      ¿Y ese "no me pongas mucho que no tengo mucha hambre, es que tomé antes un bocadillo" que le decías a Carlitos para que no te sirviese un platazo de potaje?
      Me debes el que te haya vaciado medio plato en un descuido sin que se enterase casi nadie.

      Mafaldita ha transformado a su enemiga en una rica y domesticada (más bien domasticada) ensalada.

      Eliminar
    3. Cuantas licencias literarias dramáticas te tomas tú también. Lo único que te admito es haberme vaciado alguna vez el plato, jaja.

      Eliminar
  2. Buenísimas las espinacas! y además con muchas vitaminas y hierro :)
    Apuntada queda la receta!un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Yo he tenido las mismas conversaciones con la pequeña Noe del pasado... Éramos jóvenes e ignorantes... Mola la ensalada, yo suelo comerlas con manzana, queso y nueces... Soy una sosaina...

    ResponderEliminar