3 de abril de 2013

salteado de espinacas y brécol


¡Ya es abril! ¡Y primavera! Así que hoy toca una receta de color verde. Verde espinaca.

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.

Este poema os tiene que traer recuerdos de instituto a todos. Yo comparto esos recuerdos con algun@s de los que por aquí leen. ¡Gran Ana la de lengua! ¡Romancero gitano a selectividad! Pantalones de cuero y subordinadas subjuntivas. Luego se hizo hippie y comenzó a fumar. Qué cosas. Quien me iba a decir a mí que con todo lo que la sufrimos acabaría hablando de ella en una entrada de un blog.

Pero a ver, que me lío. Que lo que yo quería contar eso una idea para cenas rápidas o comidas sanotas, pero bien ricas. Y además es bastante adecuada para llevar en un tupper. Así que nada, aprovechad todas esas hojitas tiernas que nos trae la primavera. Y a comer verde.

Ingredientes. (2 personas)

· 1 buen manojo de espinacas.
· 1 ramillete de brécol.
· 6-8 nueces.
· Un puñadito de piñones.
· Media cebolla grande o una mediana.
· Un paquete de gulas (de sucedáneo, por supuesto!)
· Aceite de oliva virgen extra.
· Sal.
· Ajo.
· 2 guindillas.

Preparación.

1. Pelamos y troceamos la cebolla en trozos pequeños. Calentamos un par de cucharadas de aceite de oliva virgen en una sartén o wok e incorporamos la cebolla.

2. Agregamos a la sartén las nueces peladas y bien picadas y los piñones. Dejamos pochar todo conjuntamente unos 5 minutos.

3. Lavamos y separamos las ramitas del brócoli. Los tallos los troceamos en rodajas. Lo añadimos todo a la sartén, echamos un pellizco de sal, y cocinamos el brécol hasta que esté al dente.

4. Mientras vamos lavando las hojas de espinaca y las cortamos en tiras. Cuando el brécol esté a casi a nuestro gusto de dureza, incorporamos las espinacas. Salteamos 2 ó 3 minutos más y rectificamos de sal.

5. En otra sartén con un par de cucharadas de aceite, doramos los ajos en láminas y las 2 guindillas. Echamos las gulas, un pelín de sal y damos un par de vueltas a fuego vivo durante 2 ó 3 minutos. Apagamos el fuego.

6. Cuando las gulas se templen un poquito las volcamos sobre la sartén de la verduras. Mezclamos bien y consumimos.

Recomendaciones.

- A mí las espinacas me gusta cocinarlas muy poco. El brécol también me gusta un poco crujiente. Tenéis que adaptar la cocción a vuestro gusto.
- Usar un buen aceite de oliva virgen extra porque es lo que le va a aportar gracia al salteado.
- Es preferible que retiréis las guindillas antes de mezclarlo todo para que nadie se lleve un susto después.
- Esta misma combinación espinacas gulas está también buenísima con las espinacas en crudo bien lavadas y aliñada con el aceite de las gulas y limón.

8 comentarios:

  1. ¡Qué salteado tan rico! además es súper sano. Me encantan las recetas que se ven tan verdes ;) un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también! y es que si lo cocinas poco rato el brécol mantiene ese color verde brillante y no empalidece como cuando va cocido o al vapor. Y cruje un poco y eso también le da gracia.

      Eliminar
  2. Me encanta como le añades frutos secos a todo! Yo también creo que quedan genial con cualquier cosa. Hoy mismo comí una ensaladita con endibias, manzana y nueces y éstas últimas le ponían toda la gracia al asunto. Un salteado muy sano, rápido y con una pinta genial. Besitos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Le añado frutos secos a todo? No era consciente de eso, jajaja. Se ve que están ahí las nueces, siempre tan a mano, que es un gesto involuntario coger unas pocas y a la cazuela. Tendré que revisarme esta tendencia.
      ¿Ensalada de endibias manzanas y nueces? Ñaaaaaaaaaam.

      Eliminar
  3. Francamente apetecible Lucía, en primavera o cualquier otra estación.
    Yo no sé si será la foto pero tiene un verde especial

    ResponderEliminar
  4. Jooo....y lo que triunfaba mi "taper" en el trabajo con estas joyitas refinadas...en comparación a otros "tapers" llenos de una masa sin identificar y de texturas indescriptibles...jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains. También hubo días críticos, como la lombarda con marraxo, jajajjaja

      Eliminar
  5. Un verdadero éxito, hasta Ingrid se sirvió más después de haberle yo servido una cucharada en contra de su voluntad, jajaja! La pena es que por estos países nórdicos no tenemos gulas, pero eche unas gambitas de esas que vienen ya peladas.

    ResponderEliminar