17 de septiembre de 2019

escalivada


Cosas que han pasado desde la última vez que publiqué.

Nueva producción de bonito del norte.
Un paseo hasta Ons con empanada de Solla.
Pan con cosas en la ruta de los faros.
Tomates do Rosal.
Helados de domingo de limón.
Zorongollo en el valle de Hervás.
Atún de almadraba y salmorejo.
Canelones, croquetas, pizza y flan de cumpleaños (lo he celebrado varias veces, ejem).
Gazpacho para desayunar.
Melón entre bambalinas operescas.
Churrasco, roscón y mareas de septiembre.

Ni tan mal.

Nos toca nuevo curso escolar ;)

Lo inauguramos con una receta que aún podemos decir que es de temporada. La escalivada es un plato tradicional de la cocina catalana (con todas las variantes de cualquier receta tradicional) y que cae en mi casa muchas semanas para cenar.


Para estrenar temporada, he perdido la tarjeta de la cámara, así que tiro de foto de archivo. Ains.

Ingredientes

· Dos berenjenas
· Dos pimientos rojos
· Dos cebolla medianas
· Dos o tres tomates
· Dos o tres dientes de ajo (opcional)
· Aceite de oliva virgen extra
· Vinagre
· Sal

Preparación

1. Lavamos las berenjenas, los pimientos y los tomates. Los secamos bien. Podemos abrir las berenjenas por la mitad y darle unos cortes en cruz o no partirla y pincharla con un cuchillo para que no se abra.

2. Quitamos la primera capa a las cebollas .

3. En una bandeja de horno colocamos todas las hortalizas y las regamos bien con aceite de oliva.

4. Metemos la bandeja en el horno y asamos a 170 o 180 ºC durante una hora, hora y media, hasta que estén tiernas. Los tomates los podéis incorporar a mitad del asado.

5. Cuando estén asadas las verduras, las dejamos enfriar un rato para no quemarnos al pelar.

6. Quitamos la piel y pepitas a la berenjena y al pimiento y los troceamos en tiras largas. Deshacemos la cebolla en capas, pelamos y picamos los ajos y partimos los tomates.

7. Servimos en una bandeja, bien ordenando las hortalizas por tipos o bien mezclando. Aliñamos con unas escamas de sal, los jugos del asado y un poco más de aceite de oliva. 

Notas

- La escalivada se puede servir tibia o fría, también sola o como acompañamiento de otro plato. Es muy cómoda para dejarla en la nevera y tener a mano para solucionar una cena.
- Se puede acompañar con lascas de bonito del norte o bacalao.
- En ocasiones, no aso los tomates y los echo crudos, pero esto no es nada ortodoxo. Igual que las olivas.
- Se puede añadir también vinagre al gusto o alguna hierba aromática, tipo orégano o tomillo.

1 comentario:

  1. Cada frase trae un racimo de recuerdos, todos ellos se mezclan en una receta que podría ser escalivada de momentos bellos, bien preparados, sazonados, presentados y disfrutados.

    Rica escalivada la que nos presentas en septiembre.

    ResponderEliminar