10 de diciembre de 2017

salpicón de rape



Del apogeo estival tenía yo esta fotico guardada para publicar en algún momento y he pensado que podía ser algo rescatable ahora que se avecinan los festejos navideños.
Es una receta sencilla y básica. A veces pienso que si siempre espero a tener cosas novedosas, exóticas o muy trabajadas para publicar contenido, ralentizo las entradas. Es una autoexigencia tonta que me pongo y es un error. Nunca sabes a quien le puede venir bien como idea, así que aquí os la dejo junto con esta pequeña reflexión como regalo gratuito. Dos por el precio de una. No se me quejen.

El salpicón, bien vestido y elegante, puebla los entrantes o preprimeros de muchos "patrones" o fiestas de guardar de esta esquina del noroeste. Como receta tradicional, tiene tantas las versiones como personas la perpetren. Suele servirse después de los apertivos, el embutido, el queso, la tortilla, la ensaladilla y antes de las almejas, el rape, la carne asada, diecinueve postres, el roscón y los licores. Es una buena idea ya que se puede preparar con antelación y una cosa menos para el día de autos.

Y ya puestos, voy a aprovechar para también reivindicarlo, quizás en su versión más austera, como plato único, sanote y rápido, ideal para táper y la vida ajetreada. No sin motivo he recurrido a él en numerosas ocasiones este verano.

Ingredientes (para 3 o 4 personas)

· La cola de un rape median (sobre 500/600 g)
· 200 g de gambas o langostinos
· Tres huevos
· Un cuarto de pimiento rojo
· Un cuarto de pimiento verde
· Una cebolleta

Para la vinagreta.

· Sal
· Perejil muy picadito.
· Aceite de oliva virgen (del mejor que tengáis)
· Vinagre (del mejor que tengáis)
· Pimienta negra molida.
· Una yema de huevo cocido (opcional)

Preparación

1. Se cuecen los huevos. Enfriamos y reservamos.

2. Cortamos la cola del rape en rodajas y se pone a cocer en agua con sal. Desde que el agua hierva pueden ser 6/8 minutos. Lo comprobáis pinchando cerca de la espina central. Una vez hecho, retiramos y reservamos.

3. Se cuecen las gambas (1 o 2 min) o langostinos (3 o 4 min) también en agua con sal. Escurrimos bien y reservamos.

4. Se pican en cuadraditos pequeñitos los pimientos, la cebolleta y los huevos. Los reservamos en un bol.

5. Añadimos las gambas o langostinos partidos en tercios o mitades al bol.

6. Desmenuzamos el rape. Lo incorporamos al resto de ingredientes.

7. Preparamos la vinagreta mezclando todos los ingredientes y batiendo con un tenedor o varillas para que emulsione correctamente. La proporción canónica son tres partes de aceite por una de vinagre. 

8. Añadimos la vinagreta al bol y mezclamos bien. A veces facilita mucho el meter las manos bien limpias.

9. Servimos en la fuente de presentación. Se puede adornar con algunos langostinos que hayamos dejado reservados y una ramita de perejil cual Arguiñano.

Notas.

- Es una receta muy sencilla. Que quede bien radica en escoger los mejores ingredientes que podamos permitirnos.
- Las cantidades de todo son orientativas. La idea es que haya un equilibrio a vuestro gusto. Más pescado, menos pimiento, más perejil...
- Una opción económica para aumentar volumen de salpicón es añadir los consabidos palitos de cangrejo. Yo no soy muy fan, pero entiendo que esta función la cumplen perfectamente.
- Si queréis engordar la vinagreta podéis deshacer una yema de huevo cocido. Le dará más cuerpo.
- Suelo escoger un vinagre de jerez porque a mis comensales habituales les gusta potente de vinagre, pero un vinagre de manzana o sidra de calidad le aporta la acidez de una manera más suave.
- Si no tenéis cebolleta, podéis usar cebolla. Si no queréis que pique, la podéis poner a desbravar primero macerándola con vinagre o limón. 

1 comentario: