1 de febrero de 2016

dulce de manzana




El otro día Cris y Fico me regalaron productos varios de la montaña lucense, entre ellos unas cuantas manzanas. Estaban a puntito de caramelo así que tenía que actuar rápido y de urgencia. Por distintos motivos, mi casa, en las dos últimas semanas, se ha convertido en puesto de feria lo cual me ha obligado a trastear con las conservas para que nada se echase a perder —mensaje a ese chucrut del futuro, fermenta bien y no nos defraudes—.

Me gustaría poder decir que este dulce de manzana es kilometro cero porque las protagonistas vienen de Taramundi y el limón de Corredoira, pero no puedo. El Rey Azúcar —y otros monarcas agrícolas— me lo impide. Y, aunque en este caso, era moreno y ecológico y de comercio justo y bla bla... la realidad es que por mi cocina suele haber azúcar blanco corriente y moliente. Y eso eso es algo sobre lo que reflexionar. Que sirva esto como pequeño adoctrinamiento personal.

Volviendo al mundo terrenal, el dulce de manzana está bueno para acompañar tostadas con queso, yogures naturales, lentejas con chorizo o lo que sea que gustéis :P 

No me meteré en vuestras filias y fobias, siempre y cuando lo llaméis dulce de manzana. Si sois de aquella gente que lo llama membrillo de manzana —pese a no tener membrillo— no volveré a dirigiros (¿digeriros?) palabra nunca más. Avisados quedáis ;)

También os pongo una adivinanza cortesía de mi señor padre para conmigo durante la comida del domingo. Ahora que estamos en temporada de naranjas, pensad en la siguiente hipotética situación. Tenéis seis naranjas y sois ocho personas bien avenidas. ¿Cuál es el mínimo número de cortes para dividir esas naranjas y que a cada uno os toque la misma cantidad de naranja?

No todo va a ser comer. Ea.


Ingredientes.

· 400 g de manzanas.
· 200-250 g de azúcar moreno.
· Zumo de limón.

Preparación.

1. Pelamos y troceamos las manzanas.
2. En un bol cubrimos la fruta con el azúcar y el zumo de limón. Dejamos macerar durante unas horas.
3. Cocemos la fruta a fuego suave durante unos 45 minutos o hasta que la fruta esté blanda.
4. Trituramos a conciencia con la batidora.
5. Continuamos la cocción removiendo constantemente con una cuchara de madera.
6. Sabremos que el dulce está listo cuando al meter la cuchara en vertical sobre el membrillo, se sostenga.
7. Rápidamente vertemos el puré en el molde y dejamos enfriar.


Notas.

-  Corregid el azúcar a vuestro gusto. Si queréis hacer grandes cantidades, para conservar durante bastante tiempo, tiene que ser dulce y hay que aumentar la proporción de azúcar. Sin embargo, si hacés poca cantidad para un consumo relativamente inminente no es necesario tanto azúcar.
- Podéis dejar alguna manzana con su piel para que suelte más pectina que es el componente que espesa estos asuntos.
- Este dulce que veis en la foto no es completamente sólido. Me interesaba cocerlo un poco menos y que me sirviese para untar o para echarle algún pegote a un bizcocho/magdalenas. 

1 comentario:

  1. ¿Vale el cuchillo kilométrico?
    Membrillo de manzana, membrillo de manzana, membrillo de... glup, pondré un nombre anónimo para que no sepa quien soy

    ResponderEliminar