19 de junio de 2014

pudin de bizcocho


¿Os sabéis la historia del bizcocho reconvertido?

Resultó ser un bucle de generar postres con límite tendiendo a infinito.

Comenzó con unos restos de ingenua y no cuajada crema de chocolate, aprovechada posteriormente para un enorme bizcocho marmolado —y mazacote, ejem— que finalizó siendo un pudin porque no había quien le metiera mano. Al bizcocho, claro.

La vorágine de gastar más y más huevos, azúcar y horno terminó para el sosiego de todos.


Luego solo quedó la dulce, fría y suave cucharada de pudin.

Ñam.

pd. Cantidades exactas de webosfritos, porque este, queridos míos, ha sido a ojímetro. Voy aprendiendo a calcular cantidades, casi tanto, como la escala de las ventanas de autocad. Ahí es .

Ingredientes.

· 300 g de restos de bizcocho
· 4 huevos. 
· 250 mL de leche.
· 200 mL de nata.
· 100 g de azúcar.
· 1 manzana.
· 1 ramita de canela.
· Ralladura de limón.

Para el caramelo.
· 200 g de azúcar.
· 2 cucharadas de agua.
· Unas gotas de zumo de limón.

Preparación.

1. Primero aromatizamos la leche con la nata. La ponemos en un cazo a calentar y antes de que llegue a hervir, añadimos la canela y la ralladura de limón. Dejamos a baja temperatura unos minutos más y luego apagamos, tapamos el cazo y dejamos infusionar unos 5 minutos.

2. Troceamos el bizcocho y lo bañamos con la leche aromatizada ya templada.
3. Batimos con la batidora los huevos y el azúcar y lo agregamos al bizcocho.

4. Pelamos y cortamos las manzanas en trocitos pequeños. Agregamos a la mezcla..

5. Preparamos el caramelo y caramelizamos el molde*.
6. Introducimos en el horno precalentado a 160 ºC al baño maría durante 55 o 60 minutos.

9. Retiramos del horno, dejamos enfriar y refrigeramos en la nevera, mínimo de un día para otro.

(*) Para realizar el caramelo.

1. Ponemos en una sartén el azúcar con un poquito de agua. Dejamos que se vaya disolviendo sin revolver hasta que comiencen a salir burbujitas.

2. Cuando comiencen a salir burbujas vamos moviendo el caramelo girando el cazo. Es importante no meter una cuchara para remover. Cuando adquiera un bonito color tostado retiramos del fuego y agregamos unas gotas de zumo de limón.

3. Vertemos en el molde, primero en la base y después vamos girando hasta que se impregnen las paredes.

Recomendaciones.

- Tanto esta receta como el anterior pudin de pan son recetas de aprovechamiento de cualquier cosilla que haya por casa.
- Se puede pasar por la batidora para que quede menos tosco.
- Admite otras variedades de fruta (pasas, melocotones, etc) o frutos secos.
- Si sólo tenéis leche es perfectamente viable. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario