4 de junio de 2014

hummus y baba ganush


Hay ocasiones que los planetas se alinean. 

No ha mucho tiempo que vivía... digo, que María vino sugiriendo que hiciéramos hummus de berenjenas y de garbanzos. Servidora, como es redicha, le dijo que de hummus de berenjenas, nanai —una tía mía tuvo un novio que se llamaba Nanai, le recuerdo como un gran tipo, nos hacía caso a los sobrinos—. Que en todo caso mutabal. Que no mezclara el tocino con la velocidad. A servidora se le hizo notar, sutilmente, que más bien la diferencia se asemejaba a la que existe entre el tocino y la manteca.


Aunque no deberíamos estar hablando de tocinos y mantecas en un plato vegetariano. Prosigo.

Yo comenté que llevaba tiempo buscando tahini, y hacer hummus sin, me daba penica. 


Y el tiempo iba pasando. Hasta que... el sábado por la mañana, en la II Feira de Economía Social de Coruña, me encontré un bote de tahini de una cooperativa de Negueira de Muñiz, un poblado peculiar (antigua comuna "hippie") al otro lado del embalse de Salime. Evidentemente, la compré.

Además el domingo venía a cenar —por última vez en un tiempo, snif— una vecina de los hippies, una Carrín de Fonsagrada. Así que era el momento de abrir el tarro y estrenarlo con hummus y darnos un festín. Que rima con Carrín.


Como sobraron la mitad de los garbanzos, había que repetir. Que drama, ¡oh cielos!

Así que aprovechando la ocasión he preparado baba ganush (como se llama en Siria o Palestina), que es una especie de paté de berenjenas con historia curiosa y altamente "tradicional" detrás de su nombre. Significa coqueto y vicioso y a este plato se le otorgaban poderes de dulzura y seducción. Aquellas mujeres que lo consumían se veían afectadas por estas cualidades, siendo esto un arma de doble filo. Por un lado las madres incitaban a sus hijas a comerlo, con fines claros de búsqueda de ..., pero en su versión más moralinística, era una tentación prohibida.

Aquí os dejo estos dos entrantes del otro lado del Mediterráneo que con el tabouleh —que también jalé ayer— han conformado una semana muy arabesca, y es miércoles.

PD. Si os gustan estas historias de mil y una noches tanto como a mí os recomiendo hoy dos cosillas. Este blog sobre cocina marroquí, alucinante, y un libro más genérico sobre cocina árabe.


PD 2. Ya me callo, es que como era dos recetas, doble de fotos y doble de rollo.

Ingredientes.

Hummus.

· 200 g de garbanzos cocidos.
· Una cucharada de tahini.
· Una pizca de comino.
· Medio diente de ajo.
· Zumo de medio limón.
· Tres cucharadas de aceite de oliva.
· Una pizca de sal.
· Pimentón agridulce (de la Vera ;)
· Perejil.

Baba Ganush.

· 2 berenjenas.
· Una cucharada de tahini.
· Una pizca de comino.
· Medio diente de ajo.
· Zumo de medio limón.
· Tres cucharadas de aceite de oliva.
· Una pizca de sal.
· Pimentón agridulce.
· Perejil.
· Jarabe de granadas (si conseguís, yo no tengo).

Preparación.


Hummus.

1. Pelamos los garbanzos.
2. Mezclamos con el resto de los ingredientes.
3. Batimos con la batidora. 
4. Rectificamos al gusto (de sal, limón, etc).
5. Se puede decorar con pimentón y semillas de sésamo.


Baba Ganush. 

1. Partimos las berenjenas por la mitad. Salamos y dejamos que expulsen el líquido que produce el amargor durante media hora.
2. Practicamos unos cortes en rombos en su superficie y horneamos durante 40 minutos a 180-190 ºC. Tienen que quedar doradas. 
3. Una vez que estén las berenjenas horneadas, dejamos enfriar y retiramos la carne.
4. Mezclamos la carne de las berenjenas con el resto de los ingredientes.
5. Batimos con la batidora. 
6. Rectificamos al gusto (de sal, limón, etc).
7. Se puede decorar con pimentón, semillas de sésamo, granada.

Recomendaciones.


 - Se acompañan con pan de pita, o rebanadas de pan normal, o con tiras de verduras crudas como zanahorias, pimientos, etc, o directamente metiendo el tenedor.
- Las cantidades de los ingredientes son adaptables al gusto de cada uno. En general, yo veo que todas las recetas llevan más cantidad de ajo que la que indico.
- Con estas cantidades me han salido esos dos cuencos, que pueden ser un buen aperitivo para 4 personas aproximadamente.
- El tahini o tahina se puede hacer en casa, tostando las semillas de sésamo y emulsionándolas con aceite y agua.



Fotos de lectores.

Yas es amor, así como sus cenas para irlandeses.

6 comentarios:

  1. Yami Yami!! Al fin estas maravillas en Cortapicos. Yo estaba con María el día que le surgieron estos intereses, había hummus de garbanzos, de lentejas, y de otra cosa que no recuerdo pero ahora que lo comentas debía de ser berenjena. Incorrección terminológica de los hosteleros en cuestión, por lo que veo.

    El baba ganush lo he probado en otras ocasiones y está genial, a ver cuando pruebo a hacer este :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por el comentario, Fer!
      Lo del hummus de lentejas también puede ser interesante... haberá q probar pois.

      El baba ganush es muy suave, a mí me ha sorprendido!

      Eliminar
  2. Muy a menudo hacemos humus en casa, pero como en la cocina lo divertido es variar, nos copiamos la receta de baba-ganush! suena irresistible :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo hacía tanto, pero ahora... creo que me voy a empezar a aficionar! Jeje.

      Eliminar
  3. menudos desayunos nos metíamos déborah y yo en granada a base de Tahini. Doy fé en lo de que aquí es muy difícil de encontrar. Si los ves otra vez, pilla un par de botes ;)
    me encanta el nombre.. baba ganush, suena paradogicamente apetecible (y me recuerda a un antiguo alter-ego).
    por último! ficho el blog de comida marroquí para darle una sorpresa a ya sabes tú quién antes de irme a ya sabes tú dónde, que es fan de Marruecos, y sé que le hará ilusión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudes que la próxima vez que encuentre tahini, compraré en cantidades industriales, jaja. Esta vez compartí el bote porque sólo quedaba uno y por aquello de experimentar con gaseosa.
      Estoy encontrando un montón de posibilidades.

      El blog de comida marroquí a mi me gusta mucho por los ingredientes, las historias que cuentan y el mimo de sus platos, pero también es verdad que a veces hay ingredientes muy difíciles o técnicas algo más complejas. En cualquier caso, es un gustazo pasarse y leerlo. Si haces algo para quien no debe ser nombrado, jajaja, ya me contarás. Yo cada día tengo más ganas de ir a Marruecos.

      Un abrazo, y gracias por el comentario!

      Eliminar