7 de mayo de 2014

crema de zanahoria con curry


Menos recetas, más espaciadas, pero sobre una alfombra de colores.

Porque este blog siempre se ha caracterizado por una elegancia innata y un menaje (à trois) variado. A saber.


- El plato verde listo descascarillado que pone nerviosa a mi tía Carolina. Acá, el feo.


- El plato verde hondo. Es el malo. Échele usted
doscientos cincuenta y cuatro cucharones de sopa o solamente uno, que en ambos casos parecerá escasa la cantidad. Cuanta falsedad en tan poca porcelana. Te crecerás ante él, te lo comerás todo y acabarás rodando ladera abajo. Es como el bolso de Mary Poppins. Sin fondo.
* Añadir que yo siempre quise un paraguas con cabeza de loro para volar por esta ciudad. Sería fácil y me ahorraría Alfonso Molina, que no es tema baladí.


- Y el plato azul. El bueno. Clint. Es el equivalente al traje de los domingos o a la lencería de seda. El que se saca para el postre. Sin que se rompa, camarada, que solo nos queda uno. Realmente esto es una advertencia para conmigo, pues soy aquella que esta semana ha dado de baja ya un cuenquito de cristal y dos vasos. Y todavía es miércoles.

Para subsanar esta crisis del cristal, sin tener que recurrir Walter White con las consecuencias que ello acarrearía sobre mi querido padre —le cae gordo el susodicho, no porque tema que yo tome sustancias psicotrópicas diversas— os dejo esta crema de zanahoria y curry como ingredientes estrella.

Ri-ca.


Ingredientes (3 personas).

· 4 zanahorias.
· 1/2 calabaza.
· 1 puerro.
· 1 pera.
· Una cucharadita de curry.
· Aceite de oliva.
· Sal.
· Agua.

Preparación.

1. Lavamos bien el puerro y después lo troceamos. Ponemos unas 3 cucharadas de aceite en la olla a presión, añadimos el puerro y comenzamos a sofreírlo.

2. Pelamos, lavamos y picamos (en trozos grandes) el resto de ingredientes (zanahoria, calabacín y pera). Añadimos a la olla. Sofreímos todo junto a fuego medio durante unos 4-5 minutos. Incorporamos la cucharadita de curry.

3. Cubrimos de agua, añadimos sal y cerramos la olla. En mi caso estuvo al 2, desde que comenzó a "pitar", durante 6-7 minutos.

4. Abrimos la olla cuando el vapor haya salido. Retiramos la mayor parte del caldo y procedemos a batir. Para conseguir la textura deseada vamos añadiendo el caldo retirado poco a poco hasta que quede a nuestro gusto. Rectificamos de sal.
Recomendaciones.
- Sustituir parte del caldo por nata o leche.

3 comentarios:

  1. Sobre el plato verde hondo tengo algo que decir: es como un pozo. Me suele tocar el repartir la comida y ese plato engaña a la vista. La gente se te queda mirando con cara de "¿Sólo esto? ¿Qué te he hecho?" Y resulta que tú has echado una cantidad abundante. Le dices, "no te preocupes que aun sobra en la perola, luego si quieres te echas más", pero como no quedan satisfechos con la frase añades otro cazo al plato y se queda igual, un pelín más arriba. Luego no pueden con él. Normal, parece que la perola entera podría caber en esos platos.

    Y del W.W (Walter White) es que me parece la sublimación del estúpido. Y encima los guionistas le dan barra abierta para salir de cualquier embolao "como es el protagonista..." Desde la segunda temporada deseando que se lo cargasen, a él y al pringao de su colega y nada, que no hay manera, a tragar con el sabidillo y la tonta de su mujer. Hasta el madero empezaba a caerme bien, si es que las series tienen unos efectos perniciosos para la salud.

    ResponderEliminar
  2. No sé por qué me meto en esta URL a la hora de comer y con hambre voraz, no sé ya si real o inventada por ser LA hora. Me comería el bueno, el feo y el malo, su contenido y el trapo colorido de postre. Pero es mentira...luego esto se queda en media cucharadita de cada y un eno de postre. Qué engañados nos tiene el "celebro"...:p

    ResponderEliminar
  3. Primero... me ENCANTA la idea de poner curry a la crema de calabaza. No entiendo como no se me ha ocurrido NUNCA. Y me encanta la clasificación de tus platos. Jejeje.

    Saludos,
    Mikel.

    ResponderEliminar