19 de noviembre de 2013

tiramisú enxebre


... ou tiramisú á feira. Como vos guste máis.

Y ahora es cuando os explico todo, hasta el origen subatómico de la partícula de dios.


Dos años ha que comenzó mi andadura por el ciberespacio, en un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme. Ah no, no era eso. Calla, amigo Sancho.

Dos años, que se dice pronto, se dice veloz y se dice rápido.
Dos años que son dos corderitos recentales.
Dos años llenando el buche. A mí y a mis compañeros. Pero sin el egoísta "y por mí el primero" que decían los niños repugnantes. Yo no he sido de esas nunca. Reivindico fervientemente cocinar como un querer a los demás. Sin ponernos en plan El cartero siempre llama dos veces. Pero si llama, abrámosle la puerta. Ejem.

Dos kilos más —¡juas!— digo años en mi esbelto figurín. A partir de hoy tendré mi edad menos la edad del blog al cuadrado. Despejad la equis. Dentro de tres años y medio me habré desintegrado en la antimateria.
Dos años de tartas y bizcochos. De ensaladas y risottos. De hojaldres y purés. De panes y peces. De temporadas y plazas de abastos. De tener los mejores proveedores, guiño guiño. De leer muuuuuuuchas recetas, querer hacerlas todas y que se coman solo algunas. Que paciencia tenéis. Objetivamente es un reto complicado. Me falta tiempo material. Y no siempre hay ganas de fotografiar y comer frío.

Y dos años de disfrutar y sonreír con cada uno de vuestros comentarios. Por escrito, en retuit, en la emocionante vorágine del directo con la boca llena o la sabia y reposada calma del diferido que nos asegura que el plato no tenía retrogusto o salía bien. Chicos listos estos últimos.


Dos años que si breves, dos años buenos ;-) 

— Con semejante introducción aniversario resumo la adaptación de este tiramisú. Se trata de hacer una versión gallega de este postre, de ahí el nombre, pequeñas aguilillas. Nombre ideado por Fer. Usamos un bizcocho con almendra, que nos recuerde a la tarta de Santiago. Mezclamos el mascarpone con un queso de parecida consistencia y un poco más alegre de sabor como o queixo do Cebreiro. Y nos emborrachamos con licor café.
Le debo esta receta a un camarero dicharachero que desveló los secretos de su jefe/chef por intentar ligotear con unas chicas monérrimas. Yo mientras, desde una esquina, observaba y tomaba nota mental.

Gracias.


Ingredientes.
Para el bizcocho genovés compostelano.

· 75 g de harina.
· 25 g de almendra molida.
· 100 g de azúcar.
· 4 huevos.

Para la crema.

· 250 g de queso mascarpone.
· 300 g de queixo do Cebreiro.
· 6 huevos.
· 12 cucharadas de azúcar.

Para el brebaje que empapa el bizcocho y el montaje.
· Licor café.
· Café. Una cafetera pequeña.
· Amaretto.
· Cacao maravillao.

Preparación.

Para el bizcocho genovés compostelano.

1. Precalentamos el horno a 180 ºC. Forramos una bandeja con papel de horno.
2. Separamos las yemas de las claras.
3. Añadimos el azúcar a las yemas. Batimos con varillas hasta que blanqueen.
4. Montamos las claras a punto de nieve.
5. Agregamos las claras con movimientos envolventes a la mezcla de yemas y azúcar.
6. Incorporamos la harina tamizada y las almendras molidas. Removemos suavemente y comprobamos que no quedan grumos.
7. Vertemos la masa sobre la bandeja de horno. Extendemos a lo largo y ancho de su superficie. Nivelamos bien.
8. Horneamos durante 15 minutos hasta que la superficie esté dorada.
9. Retiramos del horno y dejamos enfriar.

Para la crema.
1. Separamos las yemas de las claras poniéndolas en sendos boles.
2. Añadimos el azúcar a las yemas. Batimos con varillas hasta que blanqueen.
3. En un plato, mezclamos los dos tipos de quesos chafándolos con un tenedor para que se integren.
4. Incorporamos la mezcla de quesos al bol de las yemas y el azúcar. Volvemos a batir hasta que esté todo homogeneizado.
5. Montamos las claras a punto de nieve.
6. Añadimos las claras a la mezcla del queso con movimientos envolventes para que no se bajen. Tenemos lista la crema.

Montaje.
1. Mezclamos en un recipiente el café con abundante licor café y un chorrito de amaretto.
2. Dividimos la plancha de bizcocho genovés. Tenemos que adecuar las divisiones al tamaño de nuestra fuente de presentación. En mi caso dividí la plancha en tres.
3. Colocamos la primera plancha de bizcocho. La emborrachamos con la mezcla de licores y café. Nos podemos ayudar con un pincel. Recubrimos con una capa de crema. Espolvoreamos sutilmente con cacao.
4. Repetimos el paso 3 por cada plancha de bizcocho. Tenemos que acabar con una capa de crema.
5. Refrigeramos hasta el día siguiente.

6. Antes de servir, espolvoreamos abundantemente con cacao.

Recomendaciones.
- Aquí tenéis la versión clásica del tiramisú y una mejor explicación de como hacer el bizcocho genovés.

8 comentarios:

  1. Probé con mi cuchara mientras el resto de comensales me miraba expectante. Lucía me había dicho que ANTES de que los demás lo probaran tenía que hacerlo yo no fuera a ser que estuviera mal o no diera la talla.
    Con cuidado cogí otra cucharadita saboreando el enxebre tiramisú con un silencio total. Los demás empezaban a impacientarse esperando algún tipo de observación, de permiso. Yo, impasible, inicié mi tercera catadura pensando interiormente en cuántas cucharaditas más aguantarían mi impostura pues mi idea eras seguir probando indefinidamente. No pudo ser, me arrebataron el tiramisú con violencia además de diversas imprecaciones que no procede trascribir a la par que se servía cada uno su ración.
    Había otros dos postres en ese momento, una tarta helada y un brazo gitano (cómo nos cuidamos eh?) y el tiramisú arrasó claramente con los bises que se pegó la mayoría.
    Posdata, no me dejaron servirme mi ración hasta que todos estuvieron comiendo. Y me descontaron injustamente mis tres cucharaditas iniciales que todo el mundo sabe que iban "fuera de programa", en fin, así es la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía yo la historia contada de esa manera, jeje. No me extraña que no te dejaran seguir.
      Gracias señor padre!

      Eliminar
  2. Luego dicen que no mola la vida interior!! Te tuve a mi lado dos horas sin decir ni mu y mira que torbellino interior se gestaba!! Lo bueno se hace esperar... Yo lo que quería decir y transmitir antes de liarme con tu hilo de ideas cuando menos peculiar es que espero que estos años de buena comida y buena materia prima tengan su recompensa en una células de primera categoría jeje. Ellas te lo agradecerán (guiño guiño) y no mientas...fijo que el camarero ligoteaba con vosotras y has conseguido la receta con malas artes, no te hagas la "despis".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shhhhh. No desveles el secreto de la eterna juventud. Que todavía sigan pensando que es la piedra filosofal. (Diría demasiado Harry Potter, pero de eso, nunca es demasiado). Mis células son de primera categoría, persé, jajaja. Pero ahora están a otro nivel extracósmico.
      Mil gracias por la paciencia.

      PD. Yo jamás, jamás, me hago la "despis" ;-)

      Eliminar
  3. Anda que no he flipado cuando empezaste la entrada poniendo un enlace al bosón de Higgs!! Enhorabuena por esos dos años que se de buena tinta que a veces un flaquea y es complicado tener que esperar a que salga una foto bonita antes de comer cuando ya crujen las tripas. Y también se que más que flaquear una engorda con esto de cocinar y bloguear como si el mundo se fuera a acabar. Ya sabes que me encanta leerte así que no pienso decírtelo. Muy bueno esta alternativa fiestera del tiramisú. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja. Era una entrada triunfal.
      Se agradecen los ánimos desde el mismo lado del blog, jeje.

      Eliminar
  4. Estoy segura de que nunca comeré una cosa tan buena, me encanta leerte pero soy negada en la cocina. Con ver la foto me conformo, qué bomba calórica! Te felicito por cocinar y por escribir tan bien!
    Tu tía Carolina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que ilusión me ha hecho saber que me sigues leyendo, Caro.
      Estoy segura de que has comido cosas muchísimo más buenas ya... donde va a parar. Y sí, es un poco bomba calórica, pero también era una receta para unos 20... tocaban a un poquito (yo no estaba, jeje).

      Eliminar