20 de octubre de 2013

pimientos del piquillo rellenos de setas


¡Setas!
Hace ya unas semanitas que se encuentran, y que estamos dando buena cuenta de ellas. Si bien ellas solas, al ajillo, en revuelto, con arroz o pasta, en ensalada, guisadas, rebozadas y fritas, etc. La lista de posibilidades es larga y eso que —todavía— no me salgo de lo tradicional. Las sugerencias irán cayendo, no se preocupar.


El caso es que vi unos pimientos de piquillo frescos en el Gadis, supermercado autóctono donde los haya, y me dije ¡ea, los rellenaré con setas! Pero, amigos, las setas todavía crecían en el monte. Como soy chica prevenida compré unos champiñones, no fuera a ser —que no fue— que no hubiera. Aún así, podéis echarme en cara que era comenzar la casa por el tejado. Que le vamos a hacer, así nos enseñan en el templo del mal, acá la otra SETA.

Una vez conseguidos los honguitos, el problema fue rellenar los puñeteros pimientos del piquillo. Eso sí que es otra vaina. Pero leed la receta, y luego, comentamos. Confío es vuestras manitas.

 
Ingredientes. (3 personas)

· 12 pimientos del piquillo.
· 300 - 400 g de setas variadas (níscalos, boletus, champiñones y lepiotas)
· Una cebolla.
· 150 g de tiras de bacon.
· Queso manchego rallado.
· 2 cucharadas de harina.
· 400 mL de leche.
· 100 mL de caldo de verduras.
· Mantequilla.
· Sal.
· Aceite de oliva virgen extra.

Preparación.

1. Lavamos bien los pimientos, los secamos y colocamos en una fuente apta para el horno. Pincelamos con aceite de oliva y añadimos unas escamas de sal. Introducimos en el horno, precalentado a 180ºC, durante 15 minutos.

2. Cuando los pimientos se enfríen, los pelamos y despepitamos. Este proceso hay que hacerlo con mucho cuidado. Son muy delicados. Reservamos.

3. Salteamos el bacon en una sartén sin nada de aceite. Retiramos el bacon y desechamos su propia grasa.

4. En la misma sartén añadimos un par de cucharadas de aceite de oliva y comenzamos a sofreír la cebolla a fuego suave.

5. Limpiamos las setas y troceamos menudamente.

6. Incorporamos las setas a la sartén con la cebolla y cocinamos durante 15-20 minutos. Salpimentamos. Añadimos también el bacon.


7. Preparamos la bechamel. Ponemos un vaso de leche (200 mL) y el caldo de verduras (100 mL) a calentar a fuego suave/medio en un cazo con la cucharada de mantequilla. El resto de la leche la vertemos en el vaso de la batidora dónde también agregamos las 2 cucharadas colmadas de harina. Batimos hasta que esté todo disuelto.
Incorporamos ahora esta última mezcla al cazo y comenzamos a dar vueltas, con mucha paciencia hasta que la mezcla espese con cuidado de que no se pegue (pueden ser 10-15 min). Cuando esté a nuestro gusto, para este tipo de platos a mí me gusta ligera, apagamos. Debemos tener en cuenta que si se enfría, espesará un poco más.


8. Ligamos el relleno de los pimientos añadiendo dos o tres cucharadas de bechamel.

9. Procedemos a rellenar los pimientos del piquillo con extremo cuidado. Los disponemos, ya rellenos, en una fuente para horno sobre una capa de la bechamel.


10. Napamos con la bechamel sobrante, distribuimos el queso manchego rallado por encima, y gratinamos.

Recomendaciones.


- No cojáis setas que no conozcáis.

- Si como a mí, se os rompen varios de los pimientos al intentar rellenarlos, que no cunda el pánico. Se trata de reconvertir el plato. Colocamos la base de bechamel, luego los pimientos abiertos, disponemos el relleno y cubrimos con otra capa de pimientos. Continuamos en el punto 10.
- Se pueden utilizar pimientos del piquillo en conserva.

3 comentarios:

  1. Muy buen consejo el primero. Por aquí la mayoría de las setas que tenemos son tóxicas como poco y alguna que otra incluso venenosa. Habrá alguna que se pueda comer pero la verdad es que me da no se que con tanta seta poco sociable. Así que casi que prefiero quedarme con las que venden en el super, ¿qué le vamos a hacer? Pintaca la recete de hoy, sí señora!

    ResponderEliminar
  2. Otro maridaje marca de la casa pues los pimientos del piquillo, las setas, la besamel y el queso son cuatro amigos a los que podéis invitar sin problema a comer en vuestra casa.
    Afortunadamente Sra Tartufo en el super venden cada día más variedad de setas, tanto frescas como en botes de cristal así que es una receta asequible en cualquier temporada aunque siempre tiene "su aquel" el coger tú mismo unos niscalitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto cortapicos. Ya me gustaría a mi ir a coger setas, caperuza incluida, pero va a ser que no. Y mira que me gustan, setas y hongos y si es con queso y bechamel (como es el caso)... Mejor que mejor :)

      Eliminar