24 de septiembre de 2013

cocochas de rape


Mientras escribía esta entrada me ha venido una luz. En mi conservatorio había una profesora de piano que se hacía llamar -espero que no fuera su nombre real-, Cococha. A partir de ahí ya me ha dado la risa, y esto no es serio.
Porque una cosa lleva a la otra y entonces me acordé Plácido Travieso, otro profesor de piano y coro. Tan tranquilo como su nombre, y tan lejos de su apellido. Tenía una tarjeta de visita con un Schroeder de Snoopy dibujado. Un tío majo. Años después he encontrado a alguien que conocía a su hermano. De los Travieso de toda la vida. Qué familia.

Pero volvamos a las cocochas de rape, que divago por temas musicales, y realmente no puedo presumir de ello, aunque a veces los echo en falta. Pertenezco a una familia que ni Sonrisas y Lágrimas y claro, la cabra tira al monte. Pero insisto en la historia...


El otro día, Marina, en un acto de valentía, me dijo "pequena, tengo unas cocochas de rape, ¿quieres hacerlas para mañana?", yo dije "vale". ¿Qué otra cosa se puede decir ante un ingrediente de primera? Y rebusqué un poco por aquí y por allá y este es el resultado. Me lo apunto porque para ser la primera vez, hasta Jose Luis dijo que estaban muy buenas. Minipunto.

Ingredientes. (4-6 personas)

· 1,300-1,500 kg de cocochas de rape.
· 2 cebollas.
· 1/2 pimiento verde.
· 2 dientes de ajo.
· Un tomate maduro.
· Salsa de tomate casera.
· Un huevo.
· Harina.
· Perejil.
· Vino blanco. (En este caso, usé Albariño).
· Aceite de oliva.

· Sal.
· Azúcar.
· Una guindilla.
· Patatas.


Para el caldo.

· Huesos de rape.
· Una cigala. (Teníamos una despistada, sola y muerta de frío en el congelador).
· La parte verde de un puerro.
· Una zanahoria.
· Media cebolla.
· Un ramillete de perejil.
· Agua. 

Preparación.

1. Comenzamos preparando el caldo. Para ello ponemos en una olla o cazo alto todos los ingredientes del caldo, cubrimos con agua y dejamos hervir durante 20-30 minutos a fuego suave. Tenemos que ir desespumando el caldo con una espumadera o cazo. Colamos y reservamos.

2. Mientras, limpiamos las cocochas. Hay que quitarles la telilla negra que las recubre. Posteriormente las salamos.


3. Ahora vamos a rebozar y freír las cocochas. Calentamos en una sartén abundate aceite de oliva. Pasamos cada trozo de pescado por harina, (dándole unos golpecitos al terminar para que no coja demasiada) y después por huevo batido. Echamos sobre la sartén a fuego medio-fuerte y dejamos dorar por ambos lados. No debemos freírlas demasiado. Escurrimos bien y las colocamos en un recipiente con papel absorbente.

4. Pelamos la cebolla y lavamos el pimiento. En una cazuela amplia y baja ponemos un chorro de aceite de oliva, la guindilla, y sofreímos las verduras lentamente. Cuando la cebolla y el pimiento estén sofritos, añadimos los dientes de ajo cortados en láminas. Dos o tres minutos después, incorporamos el tomate cortado en trozos y una pizca de azúcar. Cocinamos todo junto unos 10 minutos más. Retiramos la guindilla.

5. Subimos el fuego y vertemos un vaso de vino blanco sobre el sofrito. Lo dejamos que hierva unos 2-3 minutos para que se evapore el alcohol. Añadimos ahora unas 6 cucharadas de salsa de tomate.

6. Es el momento de triturar la salsa. Podemos poner el contenido de la sartén en el vaso de la batidora y batir, o pasarlo todo por el pasapurés. Luego lo volvemos a echar la salsa en la cazuela.

7. Añadimos ahora un vaso o dos de caldo de pescado y removemos bien para que se integre con el resto de la salsa. Colocamos las cocochas con cuidado y dejamos cocer todo a fuego suave unos 5-10 minutos más.

8. Mientras freímos unas patatas en rodajas.


9. Añadimos abundante perejil picado al pescado y servimos acompañado con las patatas.

Recomendaciones.


- ¡Unas almejas! Podéis abrirlas separadamente y agregarlas al final del guiso. De fábula.
- Seguramente os sobre caldo, pero lo congeláis para un arroz.



 

4 comentarios:

  1. ¿De verdad había una persona que se hacía llamar Cococha? Normal que te dé la risa,jejeje. El profe Travieso también tiene tela. Pero estas cosas hacen que tengamos buenos recuerdos de nuestra juventud :))
    A parte de esto, una receta genial!! Como siempre ;)
    un beso!!!

    ResponderEliminar
  2. El profe Travieso tenía merito de dedicarse a ese curro llamándose así, la de risas que se echaron a su costa, seguro. Y la cococha otro tanto!! Pues yo tengo que confesarlo: no he probado las cocochas, nunca, ningunas, ahí lo dejo! :(

    ResponderEliminar
  3. Hola Lucía!! No he encontrado ninguna receta con pulpo y me gustaría hacerlo a la gallega la semana próxima para celebrar mi cumple... El asunto es que jamás lo he cocido y a lo mejor me puedes dar algún consejo e instrucciones... Tengo gas, no vitro, lo cual influye mucho al cocinar... En fin, el hecho de que vivas en Galicia no implica que sepas hacer pulpo, pero en seguida me he acordado de ti y he pensado que quizá podrías ayudarme, cuando lo he visto en la pescadería... Miles de besos, Lucía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucía.
      Pues a ver. Sí he cocido pulpo varias veces. Estas son las instrucciones que yo sigo, jeje.

      Primero, congelar el pulpo. Esto es para romperle las fibras, lo que antes se hacía mazando el bicho contra las rocas o con un mazo.

      Pones una olla con agua a hervir (con gas, perfecto, las pulpeiras lo hacen en pota de cobre, jaj). Cuando el agua hierva, asustas el pulpo (esto es meterlo y sacarlo rápidamente unas tres veces, verás como se encogen las patas). Después ya metes el pulpo dentro del agua y cuando comience a hervir de nuevo, cuentas entre 30-40 minutos. Apagas el fuego y dejas el pulpo reposar mínimo 20 minutos, hasta que el agua se atempere. Luego ya lo sacas, lo cortas con unas tijeras y lo aliñas. Si es "á feira" con sal gorda, pimentón (dulce/picante o ambos) y aceite de oliva.

      El tiempo de cocción del pulpo depende de su peso. Un pulpo de 2 kg, puede que te llegue con 35 minutos. Para eso ya hay que tener ojo pulpeiro. Yo aún tampoco lo tengo afinado.

      Lo de asustar, parece ser que no es importante, es más bien tradición, y es gracioso, jaja. Lo que es fundamental, es lo del reposo en el agua.

      Espero qeu te sirva. Biquiños.

      Eliminar