20 de mayo de 2013

bizcocho de primavera


El mes de mayo es complicado recetear. Por eso me dedico a retar a visitantes y meterme en camisas de once varas. Jaja. Es lo que hay. Vivo al límite ;)

En esta historia del bizcocho de primavera entonces he conseguido liar a más gente. A la familia Tartufo (al completo, ¡espero!) del blog Las recetas de la familia Tartufo. A raíz de haber titulado a dos de nuestras recetas menestra de primavera y tortilla de primavera respectivamente, la Sra.Tartufo sugirió que la próxima receta había de ser un bizcocho. Les propuse un reto, y aceptaron. Ahora tenéis a vuestra disposición dos opciones para desayunar o merendar (o picar entre horas) bien ricas con fruta de temporada.

Las condiciones del reto eran:

- Inspiración completamente libre.
- Dos ingredientes de temporada.
- Dos semanas para preparar y publicar (ejem).

En mi caso me decanté por fresas y nísperos. Además tenía muchas ganas de hacer algo con flores y justo el día que me iba a poner manos a la obra, encontré en un puesto de una feria de comercio justo un gran cesto lleno de capuchinas. Era una señal y me compré un par de docenas de estas lindas y coloridas flores. Tengo que señalar que normalmente se utilizan crudas en ensaladas o como decoración, pero yo decidí hacer un jarabe para poder incorporarlo al bizcocho.

El jarabe quedó de un color morado muy oscuro y las fresas le dieron al bizcocho una tonalidad marrón azulado. De esto sacamos dos conclusiones. Una, no es el bizcocho más favorecedor para ser fotografiado al corte (por eso os he puesto la foto colorida del bodegón de ingredientes, para quedarme más tranquila). Dos, nunca os fíeis de algo que sea color rosa y diga sabor a fresa (y haya sido horneado). Será de todo, menos fresa.


Y sin más, os dejo mi versión de este invento. No os olvidéis de visitar la otra propuesta de la Familia Tartufo que me ha sorprendido muy gratamente con un original bizcocho de calabacín y mermelada de zanahoria que probaré seguro.

Ingredientes.

· 6 huevos.
· 300 g de azúcar.
· 350-400 g de harina tamizada (repartidos en dos "lotes").
· 120 g de aceite de oliva.
· 2 yogures naturales.
· 2 sobres de levadura.
· Un pellizco de sal.
· 125 g de fresas batidas.
· 125 g de nísperos batidos.
· Una cucharada de almíbar de capuchinas.

Para el almíbar de capuchinas

· 50 g de capuchinas (unas dos docenas).
· 200 g de agua.
· 150-200 g de azúcar.

Preparación.

Para el almíbar de capuchinas.


1. Ponemos a hervir 200 g de agua. Infusionamos unos 50 g de flores en ese agua caliente durante un par de horas.
2. En un cazo calentamos a fuego suave el agua infusionada con 150-200 g de azúcar hasta conseguir que espese (unos 25-30 minutos).

Para el bizcocho.

1. Batimos los huevos con el azúcar durante unos 5 minutos con la batidora de varillas. Añadimos el aceite y continuamos batiendo durante otro minuto. Incorporamos los yogures y batimos un par de minutos más.

2. Repartimos esta masa en dos boles. En uno agregamos el puré de fresas y una cucharada de almíbar de capuchinas y en el otro el puré de nísperos.

3. En cada bol incorporamos en dos tiempos un "lote" (175-200 g) de harina, un sobre de levadura y una pizca de sal. Removemos suavemente con las varillas hasta que no queden grumos.

4. Precalentamos el horno a 160ºC. Engrasamos el molde donde vayamos a hornear el bizcocho. Vamos alternando capas de masa de fresa y masa de níspero.

5. Horneamos el bizcocho durante 50-60 minutos o hasta que pinchemos y el palillo salga limpio.

6. Dejamos enfirar sobre una rejilla y consumimos.

Recomendaciones.


- Es un bizcocho que tira a pudin, pero es muy jugoso y sabe mucho a fruta.
- Se pueden cambiar los purés de fruta por otras que estén de temporada.
- Se puede espolvorear con azúcar glas.
- Lo de las flores es completamente prescindible, de hecho, de tenerlas, yo no las usaría ahora para esto.







5 comentarios:

  1. Qué bonita la foto de la fruta y las flores!! y qué buena pinta tiene el bizcocho :))Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El bizcocho tiene buena pinta porque tú le ves el potencial, jajaja, que la foto no dice "cómeme" pero gracias por el voto de confianza :D

      Eliminar
  2. La foto del bodegón te ha quedado preciosa. Nuestra primera idea fueron también los nísperos pero no tenían buen aspecto el día que fuimos al mercado así que nos decidimos por los albaricoques y mira, después nos pasó lo que nos pasó. Lo de las capuchinas, no las he probado nunca, de ninguna forma pero ahora me ha entrado la curiosidad. Muchos besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ! Jej. Esa foto sí quedó bien. Parece que el propósito del bizcocho fue como apagar el colorido primaveral, jaja.
      Lo de las capuchinas fue una casualidad oportuna, pero seguro que tienen que estár más buenas en ensalada. Aunque bueno, como I+D ha merecido la pena !

      Eliminar
  3. Me encanta la idea de utilizar la flores para hacer un jarabe. La mermelada de fresas no me gusta mucho, pero la de violetas sí que me encanta. Cocinar con flores, solo lo he hecho con lavanda, y no es fresca, sino seca. ¡¡Qué chulas las capuchinas!! Me daría pena cargármelas, jajaja

    Aun con el color, una vez avisados de por qué es así, sí que tiene buen pinta oye, y se ve jugosito, eso sí ;)

    Un beso!!

    ResponderEliminar