28 de abril de 2013

galletas de avellana y chocolate

galletas de avellana y chocolate

Llevaba esta semana con ganas de hacer galletas. Mi primera prueba fue un intento fallido de  combinación 'exótica', de estas que mezclan chocolate con especias y otras cosas peculiares. No salió y lo volveré a intentar porque me llama mucho la atención. Lo que pasa es que en el momento, decidí cambiar de tercio. Busqué preparar unas pastas dignas de un té con la gran Aunt Violet de Downton Abbey. Y entre Marquesas de Paraberes y Picadillos y un compendio de recetas en internet me decidí por una combinación atemporal de chocolate, mantequilla y avellanas.

Como dato os diré que llevar las avellanas justas de un postre en el bolsillo del abrigo al salir de la piscina es garantía de tener que volver a la tienda a por más ;)
 

Ingredientes. (unas 26-28 galletas)

· 200 g de harina de repostería.
· 100 g de azúcar glas.
· 50 g de avellana tostada molida.
· 50 g de almendra molida.
· 100 g de mantequilla a temperatura ambiente.
· 50 g de manteca de vaca cocida derretida.
· Trocitos de chocolate.

Para la cobertura.
· Chocolate para fundir (100 g)
· Avellanas tostadas (100 g)

Preparación.

1. En un bol mezclamos todos los ingredientes con paciencia hasta que se consiga una masa compacta. Igual nos lleva 5 o 10 minutos hasta que la mantequilla y la manteca se vayan integrando y permitan que la masa adquiera trabajabilidad. Cuando podamos hacer una pelota (textura plastilina) la envolvemos en papel film y la llevamos al frigo durante media hora.

2. Sacamos la masa del frigorífico y la extendemos con ayuda de un rodillo entre dos trozos de papel film. La extendemos hasta que tenga medio cm d espesor y con ayuda de un cortapastas vamos haciendo las galletas. Tenéis que poner mucho mimo y paciencia porque la masa cuartea mucho y hay que ir recomponiendo trocitos, y volviendo a estirar. Pero es un trabajo agradecido.

3. Vamos colocando las galletas en la bandeja del horno sobre un papel vegetal. Cuando tengamos la primera tanda (unas 12-14 galletas) introducimos la bandeja en la nevera durante 15 minutos, o en el congelador durante 5 minutos si os cabe. Esto se hace para que las galletas no pierdan su forma al hornear.
 

4. Precalentamos el horno a 180ºC y horneamos las galletas durante 12 o 15 minutos hasta que estén doradas. Retiramos del horno y dejamos enfriar.

5. Repetimos con la segunda tanda.

6. Preparamos la cobertura derritiendo el chocolate en el micro (vigilando de 30 en 30 segundos para que no se queme) y mezclándolo con las avellanas troceadas a cuchillo. Untamos esta mezcla sobre las galletas frías (y no relamemos el cuchillo) y dejamos enfriar en la nevera hasta que el chocolate solidifique de nuevo.

Recomendaciones.


- Las que no se vayan a cubrir de chocolate se pueden pincelar de huevo (yo no lo hice) para que queden más doradas.
- Si no encontráis la manteca, poned 150 g de mantequilla. Aquí es fácil encontrar la manteca cocida y tengo muchas veces en la nevera. 

galletas de avellana y chocolate

24 de abril de 2013

fresas con naranja

fresas con naranja

Es mi postre preferido de la temporada de fresas. Todas las semanas de primavera mientras conviven estas dos frutas lo repito constantemente. No tiene nada, pero lo tiene todo. Y me gusta mucho, por eso lo traigo en un día como hoy. Un 24 de abril. Día de mi abuelo Fernando. Este postre, una siesta silenciosa y una partida de pocha. Poco más se necesita para una buena tarde.

Ingredientes.

· 300 g de fresas.
· Zumo de dos naranjas.
· Una cucharada rasa de azúcar.

Preparación.


1. Lavamos y troceamos las fresas retirando el pedúnculo. Las colocamos en un bol con una cucharada de azúcar y el zumo de naranja. Dejamos una media hora mínimo para que se integren los sabores.

Recomendaciones.


- Fresas y naranjas estupendas y no tomarlo demasiado frío.

21 de abril de 2013

tortilla primavera

tortilla primavera

Los ordenadores hacen perrerías. A lo largo de la corta vida de este blog, ya es la segunda entrada donde os cuento una mala pasada de mis bártulos informáticos. Esta vez ha sido más rápido e indoloro y no he perdido nada de información. Sólo se ha retrasado un poco la publicación de esta tortilla de foto borrosa, pero de gran aceptación y múltiples posibilidades y que os recomiendo probar para variar de vez en cuando. Es adaptable a todos los gustos, ¡así que no hay excusa!

En mi caso fue acopañada de una ensalada de tomates, nueces y olivas negras que recomiendo también por ser un contrapunto bastante acertado.

Una cancioncita para amenizar el pelado y cortado de tanta verdura y que le gusta mucho a mi señor padre que ha conseguido que hoy tenga de nuevo el pc dispuesto.


Ingredientes. (3 personas)

· 2 patatas muy grandes.
· 2 cebollas.
· 1/2 puerro.
· 1 zanahoria.
· 1 calabacín.
· Un puñado de guisantes frescos.
· 4 ó 5 espárragos verdes.
· 1/2 pimiento verde.
· 1 zanahoria.
· 5 huevos.
· Aceite de oliva.
· Sal.
· Perejil fresco picado.

Preparación.

1. Ponemos una olla al fuego con agua. Cuando rompa a hervir introducimos los espárragos bien lavados y sin la parte leñosa del final del tallo. Cuando pasen los 5 minutos añadimos también los guisantes frescos y dejamos todo unos 5-6 minutos más. Apagamos. Los tallos de los espárragos se cortan en rodajas de 4 o 5 mm y la punta se deja entera. Reservamos.

2. Lavamos y cortamos el calabacín en rodajas finas y lo freímos en una sartén con poco aceite. Cuando esté dorado, lo escurrimos en un papel absorbente y reservamos también.


3. Ahora es el turno del resto de ingredientes. Pelamos y cortamos las patatas, como para tortilla, jaja; la cebolla, en juliana; el pimiento, en tiras; la zanahoria y el puerro, en rodajitas. Salamos.

4. En una sartén amplia y con abundante aceite de oliva freímos los anteriores ingredientes a fuego medio durante 20-25 minutos. Tenemos que ir dando vueltas para que se hagan todos por igual y con cuidado para que no se deshagan las láminas de patata. Cuando esté todo bien frito, escurrimos bien y dejamos enfriar unos minutos.

5. En un bol, también amplio, batimos 5 huevos y vamos añadiendo todas las verduras y abundante perejil picado. Si vemos que queda muy compacta la masa, añadimos otro huevo batido. Probamos y rectificamos de sal.

6. En una sartén que no pegue añadimos unas gotas de aceite de oliva, dejamos que se caliente bien, y echamos la mezcla. Cuajamos por un lado, posteriormente damos la vuelta con un plato/tapa y dejamos cuajar por el otro. Es posible que necesite una vuelta más.

Recomendaciones.

- Es una tortilla muy de aprovechamiento de lo que hay en la nevera y de las verduras de temporada. Podéis ir cambiando ingredientes sólo teniendo en cuenta como os gusta más su preparación antes de incorporar los huevos, si primero cocidos, a la plancha, fritos... etc.
 

14 de abril de 2013

bizcocho de limón y anís

bizcocho de limón y anís

Tengo una cruzada personal con los bizcochos. Hago uno todas las semanas aproximadamente y voy variando la receta, y no siempre me salen bien. Y me fastidia, porque es algo relativamente sencillo. Pues nada, a veces no sube, a veces queda crudo, y a veces pasado, otras es insulso... En mi defensa decir que para mojar en colacao suelen valer todos, jaja. Sé que en parte me pasa esto porque me dedico a probar recetas, cada día una, y no todas son fiables. Otras veces es mi culpa por cambiar alguno de los procedimientos. Así que cuando encuentro una que me gusta, paro, la escribo para tenerla en mente y de paso, os la cuento.

Esto es lo que me ha pasado con esa estupenda receta de Kanela y Limón. Y es que además de ser alto y jugoso, no tiene ningún tipo de complicación de realización. Se bate todo y punto. Ya lo veréis en la receta. Creo que es un buen bizcocho base para desayunar por las mañanas.

Y para todas estas pruebas tengo a Elen que me llena la nevera de huevos de casa, es como un duende, cuando se van a acabar, de repente aparecen. Chica, qué huevos!

[Editado] Además, tengo que hacer mención a la fresca y ecológica leche de vaquitas vecinas de aquí al lado que es la que se bebe y se toma en esta casa. Sin intermediaros desde el entorno más cercano.

El tiempo primaveral está loco, loco, loco...


Ingredientes.

· 4 huevos.
· 100 g de licor de anís.
· 50 g de aceite de oliva suave.
· 250 g de leche entera.
· 400 g de azúcar.
· 400 g de harina tamizada (de respostería o fuerza).
· Un sobre de levadura química.
· Ralladura de dos limones.

Preparación.

1. Comenzamos batiendo los huevos y sin dejar de batir vamos añadiendo el resto de ingredientes poco a poco y en ese orden.

2. Volcamos sobre un molde previamente engrasado e introducimos en el horno precalentado a 180ºC durante 45 o 50 minutos.

3. Retiramos del horno, esperamos 15 minutos antes de desmoldar y dejamos enfriar del todo.

Recomendaciones.

- Se puede sustituir el anís por otro licor. Poner ralladura de naranja, frutos secos, sustituir parte de la harina por cacao, etc. Imaginación al poder.

7 de abril de 2013

tarta de queso y sanguinas

tarta de queso y sanguinas

Fue amor a primera vista.
Confesado. Vista en el blog de Mi enredadera. Un gran descubrimiento.
Desde entonces no he parado de buscar naranjas sanguinas por todos lados, cada vez con más difícultad pues nos alejamos de la temporada, pero finalmente ayer, en el Gadis, las encontré. Me he agenciado un par de kilos y me he puesto manos a la obra.

La tarta trata (¿tatra?) de aprovechar restos lácteos que tengáis en la nevera, media tarrina de queso de untar, un yogur a punto de caducar (aunque ahora ya no caducan), algo de nata agria, mascarpone, requesón... Se varían los quesos, se añaden un par de huevos, harina y azúcar et voilà, ¡un rico postre!

En una oda a la naranja he añadido mucha ralladura, un almíbar a base de las pieles de la naranja y un buen licor casero de la misma fruta regalo de la familia Miranda. Además, las naranjas sanguinas tienen un sabor especial y son bonitas. Muy bonitas. En las recomendaciones os dejo la idea de confitarlas, pero el proceso se complica. Estas son naturales y aportan un toque de dulce amargor al postre.

No dejéis de probarla :-)


Ingredientes.

Para la base.

· 3/4 de un paquete de galletas digestive.
· 50 g de mantequilla.
· Un chorrito de licor de naranja.

Para el relleno.
· 300 g de queso mascarpone.
· 1 yogur griego.
· 2 cucharadas de queso de untar.
· 6 cucharadas de azúcar.
· 2 huevos.
· 1 cucharada colmada de harina.
· Ralladura de una naranja sanguina.
· Un chorrito de licor de naranja.
· Una pizca de sal.

Para la cobertura.

· 3 naranjas sanguinas.

Para el almíbar.
· Zumo de dos naranja sanguinas.
· Una cucharada de mantequilla.
· Una cucharada colmada de azúcar.
· Un vasito de licor de naranja.
· Piel de las naranjas utilizadas anteriormente cortada en tiras.

Preparación.

Importante. Todos los ingredientes a temperatura ambiente.

1. Comenzamos triturando las galletas hasta hacerlas polvo. Literal. Lo hacemos a mano o con una picadora (ya no me acordaba de lo tedioso que era hacerlo a mano). Agregamos la mantequilla en cubitos y lo mezclamos bien hasta que tenga textura de arena mojada. Aromatizamos con una cucharada de licor de naranja.

2. Sobre la base del molde que vayamos a utilizar extendemos la base de las galletas trituradas y presionamos bien. Intentamos conseguir una superficie uniforme. Metemos en la nevera mientras preparamos el relleno.

3. Precalentamos el horno a 190ºC.


4. Ponemos todos los ingredientes lácteos (el mascarpone, el yogur y el queso de untar) con el azúcar y la ralladura de naranja en un bol. Mezclamos bien. Añadimos los huevos batidos de uno en uno y finalmente la cucharada de harina, y el chorro de licor de naranja. Batimos todo conjuntamente con la batidora de cuchillas hasta tener una crema homogénea.

5. Vertemos la crema sobre la base de galletas. Damos un par de golpecitos para que se asiente bien. 

6. Introducimos en el horno a 190ºC durante los primeros 20 minutos, después bajamos la temperatura a 180º y horneamos unos 30 minutos más (en total 50 minutos). En esta segunda parte es posible que tengáis que poner un papel de aluminio sobre la tarta. Apagamos el horno. Dejamos reposar la tarta dentro unos 10 minutos más y la sacamos. Así el choque térmico no será tan brusco. Dejamos enfriar completamente en la nevera unas cuatro horas.

7. Cortamos las naranjas de la cobertura en rodajas y les quitamos la piel con cuidado. Estas pieles se trocean y se guardan para el almíbar, así mismo los extremos de las naranjas.

8. Preparamos el almíbar. En un cazo ponemos a cocer el zumo y el licor de naranja, una cucharada de mantequilla, el azúcar y todas las pieles de las naranjas antes utilizadas. Cocemos a fuego suave durante 10-15 minutos hasta que reduzca y espese.


9. Antes de servir colocamos las naranjas con un poco de mimo sobre la superficie de la tarta y pincelamos con el almíbar.

Recomendaciones.

- Mi molde es de 28 cm y aconsejo uno más pequeño porque si no,la capa de queso queda muy fina.
- Me sobró pasta de galletas que se puede aprovechad para realizar un crumble de yogur con fresas o lo que se os ocurra.
- Si no encontráis naranjas sanguinas utilizad cualquier variedad de naranjas.
- Es posible que quede muy muy bueno con mandarinas confitadas o incluso las mismas naranjas sanguinas confitadas.
- Si no os gustan las naranjas, podeis cubrir la tarta con cualquier otra fruta o simplemente sola.


tarta de queso y sanguinas



3 de abril de 2013

salteado de espinacas y brécol

salteado de espinacas y brécol

¡Ya es abril! ¡Y primavera! Así que hoy toca una receta de color verde. Verde espinaca.

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.

Este poema os tiene que traer recuerdos de instituto a todos. Yo comparto esos recuerdos con algun@s de los que por aquí leen. ¡Gran Ana la de lengua! ¡Romancero gitano a selectividad! Pantalones de cuero y subordinadas subjuntivas. Luego se hizo hippie y comenzó a fumar. Qué cosas. Quien me iba a decir a mí que con todo lo que la sufrimos acabaría hablando de ella en una entrada de un blog.

Pero a ver, que me lío. Que lo que yo quería contar eso una idea para cenas rápidas o comidas sanotas, pero bien ricas. Y además es bastante adecuada para llevar en un tupper. Así que nada, aprovechad todas esas hojitas tiernas que nos trae la primavera. Y a comer verde.

Ingredientes. (2 personas)

· 1 buen manojo de espinacas.
· 1 ramillete de brécol.
· 6-8 nueces.
· Un puñadito de piñones.
· Media cebolla grande o una mediana.
· Un paquete de gulas (de sucedáneo, por supuesto!)
· Aceite de oliva virgen extra.
· Sal.
· Ajo.
· 2 guindillas.

Preparación.

1. Pelamos y troceamos la cebolla en trozos pequeños. Calentamos un par de cucharadas de aceite de oliva virgen en una sartén o wok e incorporamos la cebolla.

2. Agregamos a la sartén las nueces peladas y bien picadas y los piñones. Dejamos pochar todo conjuntamente unos 5 minutos.

3. Lavamos y separamos las ramitas del brócoli. Los tallos los troceamos en rodajas. Lo añadimos todo a la sartén, echamos un pellizco de sal, y cocinamos el brécol hasta que esté al dente.

4. Mientras vamos lavando las hojas de espinaca y las cortamos en tiras. Cuando el brécol esté a casi a nuestro gusto de dureza, incorporamos las espinacas. Salteamos 2 ó 3 minutos más y rectificamos de sal.

5. En otra sartén con un par de cucharadas de aceite, doramos los ajos en láminas y las 2 guindillas. Echamos las gulas, un pelín de sal y damos un par de vueltas a fuego vivo durante 2 ó 3 minutos. Apagamos el fuego.

6. Cuando las gulas se templen un poquito las volcamos sobre la sartén de la verduras. Mezclamos bien y consumimos.

Recomendaciones.

- A mí las espinacas me gusta cocinarlas muy poco. El brécol también me gusta un poco crujiente. Tenéis que adaptar la cocción a vuestro gusto.
- Usar un buen aceite de oliva virgen extra porque es lo que le va a aportar gracia al salteado.
- Es preferible que retiréis las guindillas antes de mezclarlo todo para que nadie se lleve un susto después.
- Esta misma combinación espinacas gulas está también buenísima con las espinacas en crudo bien lavadas y aliñada con el aceite de las gulas y limón.